Iberdrola ficha a la hija de José Bono

bono-hija

"En un principio podría haberme aprovechado del apellido Bono, pero tenía cosas buenas y malas". Con esta afirmación, Ana Bono Rodríguez, uno de los cuatro hijos del exministro socialista y presidente del Congreso, José Bono, explicaba hace apenas 12 meses por qué había decidido crear su propio despacho de abogados. Una aventura que fue muy efímera y que la llevó a convertirse en una joven desempleada en enero de este año. Pero no ha sido un parada más, porque Iberdrola la acaba de rescatar al ficharla para el departamento jurídico, en concreto para el área de regulación, dependiente de los reales decretos del Gobierno.

Fuentes oficiales de Iberdrola han confirmado la incorporación de Ana Bono Rodríguez, que en su perfil de una red social laboral aún define su estado como "buscando trabajo activamente". Lo estaba, porque el proyecto del despacho de abogados que constituyó en 2014 junto con un par de socios no ha ido como esperaba. Su objetivo, según desveló ella misma, era buscar empresas de gran tamaño y clientes con grandes patrimonios para asesorarlos en cuestiones fiscales y tributarias. El proyecto nació con todo el boato, con oficina en plena Milla de Oro de Madrid, el lugar donde más caro cuesta el metro cuadrado.

Aunque la hija presuntamente más discreta del político socialista mostró su satisfacción en varios medios de comunicación el pasado año cuando dio a conocer la creación de Lintons, lo cierto es que apenas un año después ya se desvinculó del bufete. Al fracasar en este intento de emprender, Ana Bono, de 33 años, se puso a buscar trabajo, y lo ha encontrado en apenas unos meses en Iberdrola.

La eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán, que tiene una gran relación con José Bono, al que invitó a la boda de uno de sus hijos, la ha fichado sin un proceso previo de selección a través de un 'headhunter' o cazatalentos.

Las mismas fuentes indican que Ana Bono se ha incorporado como jefa de equipo y subordinada del director jurídico global de regulación y asuntos corporativos, Gerardo Codes, que al mismo tiempo está bajo la jurisdicción de Santiago Martínez Garrido, secretario general del consejo de administración de Iberdrola. Un negocio que, como su propio nombre indica, depende de las decisiones legales del Gobierno de turno, como la subida o bajada de tarifas y las subvenciones a las energías limpias y a las fósiles.

Iberdrola siempre ha tenido una gran relación con Castilla-La Mancha, hasta el punto de que la antigua caja -que tuvo que ser rescatada tras quebrar por la gestión del socialista Juan Pedro Hernández Moltó- fue uno de los accionistas de referencia de la eléctrica.

Ana Bono Rodríguez no es la única hija de un político del PSOE que trabaja en la compañía. En su cuadro de mandos también está Marta Ares Godoy, hija de Rodolfo Ares, exconsejero vasco de Interior y hombre de confianza de Pedro Sánchez, que le incluyó en el comité de expertos para negociar su fallida investidura. Marta Ares, que antes trabajó como responsable de Cooperación del Gobierno Vasco, es una de las cabezas visibles de la Fundación Iberdrola, dirigida por Manuel Marín, el también expresidente del Congreso de los Diputados, que asimismo acudió a la boda del hijo de Galán.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.