España | Política

Avanza, nace un nuevo partido a la derecha del PP

avanza

Dos ex cargos del PP, la senadora Gari Durán, y el ex presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, ex secretario de Estado en los Gobiernos de José María Aznar, son los rostros de una nueva plataforma política que se presentó este 17 de junio en Madrid y que aglutina a una base social de raíz cristiana.

Tras casi dos años de preparación, en busca de líderes más conocidos y reconocidos, y con un gran apoyo financiero detrás, según las fuentes consultadas, la formación Avanza echa a andar con el objetivo de presentarse a las elecciones europeas de 2019.

Este movimiento es la culminación de un proceso que comenzó en 2014, en el ámbito de la derecha tradicional, y que se visualiza en el intento de crear una nueva formación política.

Un nuevo proyecto, a la derecha del PP

Jóvenes profesionales, empresarios y políticos de esta órbita empezaron a organizarse con este propósito, tras el rechazo del PP a cambiar la actual Ley del aborto, el hastío que provocaba la falta de regeneración y la sustitución del proyecto ideológico por uno meramente económico.

Hijos de votantes del PP que «no se sienten representados políticamente» en la formación madre del centro derecha español, muchos de ellos procedentes de grupos católicos parroquiales que defienden la familia y el derecho a la vida y que han creado nuevos movimientos ciudadanos.

El ex ministro Jaime Mayor Oreja apadrinó a algunos de estos grupos a través de su fundación, Valores y Sociedad, y de hecho, dirigentes de uno de ellos -Principios- formarán parte de Avanza. No obstante, Mayor Oreja ha declinado ser la cabeza visible, al igual que lo han hecho otros políticos.

Esta circunstancia es la que, según ha podido saber MEDITERRÁNEO DIGITAL, ha obligado a Benigno Blanco a erigirse como máximo representante y a impulsar ya la plataforma, pese a no haber conseguido los apoyos pretendidos.

Fuentes conocedoras de este proyecto aseguran que se «nutre» mucho de Red Madre, la organización social de apoyo a la maternidad para evitar abortos.

Los votantes de derechas, sin partido

Pese a que este componente social y político está muy presente, distintas fuentes consultadas señalan que no es el único, que lo que presentan es un proyecto político completo. Hay un «divorcio», reconocen, entre el PP y el votante tradicional, pero los mayores de 65 les sigue votando. El problema son los jóvenes, explican, hijos de votantes, que defienden el derecho a la vida pero que también están en contra de la subida de impuestos, de la falta de ayudas a los emprendedores, de la corrupción o que les preocupa la «politización» de la justicia o la «brecha social». Es algo más «transversal», sostienen.

Los promotores asumen que se enfrentan a un «transatlántico», en referencia al PP, y que está el precedente del descalabro de Vox, pero aún así insisten en que en este sector social hay un «sentimiento de orfandad», un gran desencanto, al que se va a intentar dar respuestas con una «alternativa política completa».

En su congreso, celebrado en febrero, el PP intentó apaciguar el descontento de la parte más conservadora del partido, más defensora de los valores sociales tradicionales, con cesiones como la libertad de voto en asuntos de conciencia.

Avanza, centrada en las personas

Se definen como una formación «centrada en las personas», propugnando como una de sus preocupaciones la «dignidad y calidad de vida», según su manifiesto. A su vez, este nuevo partido político se sustenta sobre la libertad de todos los ciudadanos, reformando el sistema legal para «suprimir intervenciones, regulaciones y controles innecesarios e ineficaces frente a la iniciativa social».

En línea con ello, este proyecto aboga por la «revisión a la baja del gasto público», solo emplear el dinero para «el bien común» y nunca desembolsar «más de lo que ingresan» las Administraciones Públicas.

Entre otra de sus prioridades se encuentra la defensa a ultranza de «las familias» ya que, estiman en su manifiesto, «es imposible una sociedad justa» si se carece de núcleos «fuertes y estables». Así, en su objetivo de fomentar la institución de la familia, claman a favor de «políticas constantes en el tiempo de apoyo a la maternidad», así como de «erradicar» el aborto, que, a su juicio, se constituye como «una gran tragedia de nuestra época».

En materia de tributos, apuestan por un modelo de fiscalidad progresiva, pero no asfixiante. Parten de la premisa de que «paguen más recursos quienes más poseen y ganan, pero sin caer en el castigo al mérito y la creatividad generadora de riqueza productiva y empleo».

Unidad de España

Con respecto al desafío secesionista, la nueva formación de Benigno Blanco rompe una lanza a favor de «la unidad de España». Avanza se configura como un partido que defiende que los ciudadanos sean «iguales ante la ley, sujetos de derechos y deberes iguales para todos y en todas partes». En consecuencia, resulta fundamental para este nuevo partido que acaba de ver la luz la protección del «Estado de Derecho y el imperio de la ley».

Más allá de las fronteras españolas, Avanza se declara como un partido europeísta. Apuestan por «una Europa unida como ámbito común de libertades compartidas».

En definitiva, su objetivo primordial pasa por que sus papeletas ya aparezcan en las elecciones autonómicas y municipales de 2019. Su meta, según afirman en su manifiesto, será que la ciudadanía española tenga entonces ya con ellos «una opción electoral a la que votar con ilusión». Bienvenidos.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.