Se dispara el número de policías nacionales y guardias civiles ingresados por trombos tras ser vacunados con AstraZeneca

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Tres agentes de Policía Nacional, un Guardia Civil en la Comunidad Valenciana y un efectivo de la Ertzaintza han ingresado este mes en distintos hospitales tras vacunarse con AstraZeneca. Sanidad ya ha confirmado otros tres casos en nuestro país, entre ellos el de una profesora de Instituto que murió en Marbella diez días después de recibir la primera dosis por un ictus isquémico. Los casos de los agentes no presentan el mismo cuadro clínico, muy preciso, que centra la preocupación de Sanidad (con trombos y hemorragias cerebrales acompañados de una caída en el nivel de plaquetas); pero los cinco han requerido atención médica. Es pronto para conocer si hay una relación de causa y efecto entre la vacuna y estos casos. La agencia del medicamento europea está investigando estos episodios y se espera que emita un informe el jueves.

Dos de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía están destinados en Madrid. Uno de ellos fue al hospital porque le dolía una pierna. Había recibido la primera dosis de la vacuna. Terminó ingresado por un tromboembolismo pulmonar. Un tercer policía trabaja en Valencia.

Uno de ellos acudió al hospital días después de la vacunación manifestando un dolor intenso en una pierna, pero en una primera revisión no se detectó nada, por lo que le recomendaron volver a su domicilio, El dolor fue a más, así que regresó al hospital, donde le diagnosticaron un tromboembolismo pulmonar, una de las consecuencias más habituales de los coágulos venosos en las extremidades inferiores.

El otro policía nacional, de 45 años, habría sido encontrado inconsciente en su domicilio y trasladado a un hospital de Valencia, donde continúa ingresado, aunque no se ha informado ni de su estado ni del origen del mismo. De hecho, permanece hospitalizado con un fuerte dolor de cabeza y está a la espera aún de un diagnóstico médico para determinar si pudiera haber o no alguna vinculación con el proceso de inmunización.

En el caso de la Guardia Civil, un agente destinado en el cuartel de Paiporta ha tenido que ser hospitalizado tras sufrir una trombosis venosa que derivó en infarto. En su caso, fue vacunado el día 2 y el accidente vascular se produjo dos semanas más tarde, mientras realizaba una jornada larga de ciclismo, por lo que se desconoce cuánto pudo influir o no la administración del fármaco.

En el caso del policía vasco sufrió convulsiones y un trombo ocular. Ahora tendrán que estudiar estos casos para determinar si existe una relación científica. En estos cinco casos los lotes de las vacunas son diferentes al ABV5300, que ya ha sido retirado en toda Europa.

Todas las fuentes consultadas han hecho un llamamiento a la cautela, ya que ningún médico ha podido vincular aún directamente sus dolencias con la administración de la primera dosis del fármaco anglosueco e insisten que se trata de un lote completamente diferente sobre el que no hay ninguna alerta en otros países.

Muere una profesora tras ponerse la vacuna de AstraZeneca


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.