• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        Violencia política
        Martes, 16 Abril 2019
        La democracia se basa en principios básicos cuyo incumplimiento la ponen en peligro, la degradan y pueden llegar a...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La violencia y el odio se extienden por España
        Jueves, 18 Abril 2019
        Hace ya un tiempo que vengo alertando sobre el peligro que supone el fin de la política y el inicio de caminos...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        EH Bildu apoya la dictadura venezolana
        Lunes, 01 Abril 2019
        Fíjense en esta fotografía. Es Miren Larrion, parlamentaria de Bildu y candidata a concejala en Gasteiz. A su lado...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        Notre-Dame y sus Quasimodos
        Miércoles, 17 Abril 2019
        Quasimodo, el jorobado de la catedral de Notre-Dame, es uno de los personajes más universales de la literatura de...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        No todas las dietas son buenas #Masby
        Domingo, 31 Marzo 2019
        Todos hemos hablado alguna vez de las dietas y hasta algunos hemos seguido alguna en nuestra vida. La mayoría...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Los ejes del Sistema
        Sábado, 13 Abril 2019
        Los ejes del Sistema. Lo que los españoles demandamos a los predicadores que nos representan el 28 de abril. 1º.- Un...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Síndrome Post Traumático en la última víctima de El Chicle
        Sábado, 13 Abril 2019
        La terrible situación vivida y que recordará en multitud de ocasiones, no sólo a través de terrores nocturnos o...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        La Casta Política o los intereses creados
        Jueves, 18 Abril 2019
        Es cierto que el señor Rajoy fue un buen mandatario de Bruselas, pero sólo hizo lo que le convenía a la “clase”...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Vie04192019

Última actualizaciónVie, 19 Abr 2019 12pm

España | País Vasco

Venezuela despide con banderas de ETA en el funeral a un terrorista vasco

funeral-eta

Son las cinco de la tarde y llueve sobre Caracas. Un puñado de personas pliega sus paraguas en la funeraria Vallés, que se precia de ser la primera y más elegante de Venezuela. En el centro de la sala, entre sillas tapizadas, se alza un féretro con la tapa abierta. Lo cubre una gran pancarta de ETA, como una manta que resguarda al muerto del frío.

Al fondo, en la pared, coronando el altar, un cuadro igual: las mismas tres siglas, la serpiente (la astucia, el sigilo) enrollada a un hacha (la fuerza) y el lema que siempre las acompaña, el "bietan jarrai" (adelante con las dos: con la vía política y con la militar). Es el símbolo al que, 44 años atrás, se abrazó quien hoy descansa entre la ikurriña y la bandera estrellada de la Venezuela bolivariana. Su rostro era uno de los más buscados por la Guardia Civil. Se llama -se llamaba- Miguel Ángel Aldana Barrena, alias Askatu (libre), y sus amigos le apodaban Angelín. Aunque su historial dista de ser propio de un ángel.

Como Ignacio de Juana Chaos, a quien Antena 3 acaba de localizar al frente de una nueva tasca y licorería en Chichiriviche, Angelín encontró hace años su refugio en Venezuela, con la ventaja de haber pasado más inadvertido entre la veintena de etarras con causas abiertas que siguen cobijados en la tambaleante república de Nicolás Maduro. Aunque Angelín era más veterano que De Juana. Huyó de España hace mucho. Y seguramente no habría reconocido el País Vasco donde, a finales de los 70, empuñó las pistolas.

Criado en un caserío en el barrio rural de Gorocica (en Mújica, Vizcaya), y baserritarra (agricultor) como sus padres, dejó de estudiar a los 14 años. Desde las juventudes del PNV saltó, con 23 años, a ETA, según cuenta a Crónica un ex compañero de filas. Le capturaron y fue a la cárcel, pero salió gracias a la Ley de Amnistía de 1977. Pudo parar entonces, pero decidió no hacerlo. Las fuerzas de seguridad estiman que mató a 18 personas en unos 30 atentados de los comandos Kioto y Bizkaia: un taxista, el dueño de un bar, un policía...

No pagó por ello. Pronto cruzó la frontera y ahí empezó un largo periplo. Estuvo desterrado en la pequeña isla de Yeu y en 1985 Francia lo deportó a Quito. Su siguiente destino fue Santo Domingo y el siguiente, Panamá, donde el nuncio vaticano Antonio Laboa lo refugió junto a otros etarras (y al general Noriega) ante la invasión norteamericana de diciembre de 1989. En el avión personal del entonces presidente de Venezuela, el socialdemócrata Carlos Andrés Pérez, y a petición del Gobierno de Felipe González, Angelín voló a Caracas.

Era el 10 de febrero de 1990 y el país caribeño le recibió con los brazos abiertos. Los representantes de HB estaban bien relacionados con todo el arco parlamentario, los etarras cobraban cada mes una ayuda oficial que garantizaba su manutención y las redes tejidas por el sector más extremista de la colonia vasca se ocupaban de buscarles trabajo. No eran unos recién llegados. De hecho, en Venezuela ETA creó su primera célula en el extranjero, poco después de nacer, en 1959, según cuenta Gaizka Fernández Soldevilla en su libro La voluntad del gudari. Génesis y metástasis de la violencia de ETA (Tecnos).

Ocho años después de aquel aterrizaje, la llegada del ex golpista Hugo Chávez (un "claro referente para Euskal Herria", según dijo la dirigente abertzale Jone Goirizelaia) mejoró sus expectativas. El Gobierno bolivariano llegó a prometerle la nacionalidad, aunque la presión internacional le obligó a dar marcha atrás. También lo detuvo cuando en 1999 intentó huir rumbo a Holanda; pero pronto quedó libre. Chávez nunca lo extraditó, como pedía la Audiencia Nacional: arguyó que no lograba encontrarle.

Sí lo hizo la prensa española. En abril de 1996 se supo que Angelín vivía, ironías del destino, en la primera ciudad del continente americano fundada por los españoles en 1521, Cumaná, una bonita localidad playera al oeste del país. Más tarde trascendió que hasta 2009 trabajó en un taller de reparación de atuneros ayudado por otros etarras y que, cumplidos los 60 años, empezó a vivir de las ayudas sociales.

"Algunos en Venezuela hicieron carrera, pero éste no era un tipo con formación, no podía ser más que obrero", dice el hombre que compartió con él sus inicios en ETA. "Algunos [huidos y deportados] han empezado a volver [al País Vasco], como su hermano Alberto, que no tiene ya causas pendientes... La mayoría están alcoholizados y no saben hacer otra cosa que ir de txikitos", apunta con sarcasmo triste.

El pasado domingo 3 de abril Angelín se despidió a los 67 años víctima de una enfermedad, entubado en la habitación de un hospital venezolano. Miró a la cámara con el puño en alto. No hay nada como morir coherente.

>>>>>  Leer artículo original completo publicado por el diario El Mundo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.