San Sebastián presenta a ETA como 'un fenómeno político y cultural'

eta

El Ministerio de Cultura ha presentado una protesta ante la fundación que organiza los actos correspondientes a la Capitalidad Europea de la Cultura San Sebastián 2016. Uno de los proyectos incluye una exposición sobre las negociaciones del Gobierno con ETA en Argel en 1989 que tilda la violencia de la banda terrorista de «fenómeno político, militar y cultural».

El Tratado de paz ha comenzado con guerra. Apenas unas horas después de presentar en el Museo del Prado de Madrid su proyecto «más ambicioso», que ahonda en cómo la paz ha sido representada por el arte y el derecho, la capital europea de la Cultura San Sebastián 2016 vuelve a las trincheras.

El motivo es la terminología que envuelve la exposición sobre las conversaciones de Argel de 1989 entre el Gobierno y ETA, que califica a la violencia de la banda terrorista como un «fenómeno político, militar y cultural».

El texto que acompaña a la muestra a modo de presentación, y que se recoge en el dossier de prensa y en el folleto informativo que ha elaborado el equipo de la Capitalidad, ha suscitado la «preocupación» del Ministerio de Cultura, que ayer remitió una carta a la Fundación 2016 para reclamar un «tratamiento informativo adecuado» a la hora de aludir al terrorismo de ETA para no «agraviar» a las víctimas de la violencia.1989.

Delirio y tregua es una de las siete exposiciones sobre episodios denominados casos de estudio, que comprende este amplio proyecto «de investigación» del proyecto Tratado de Paz, patrocinado por Telefónica. La muestra se podrá ver en el Museo Artium de Vitoria y en la Fundació Antoni Tàpies de Barcelona.

«El exorcismo cultural de ETA, tal como han bautizado algunos medios la revisión de un período histórico marcado por la actividad terrorista, requiere descomponer la violencia y alejarse del binarismo que ha impedido todo intento de reflexión acerca de este fenómeno, a la vez, político, militar y cultural. Desde 1958 hasta nuestros días ETA representa el epítome de un conflicto total que ha movilizado hasta la última partícula de la sociedad».

La terminología empleada en la redacción ha levantado en armas al Ministerio de Cultura -una de las cuatro patas que componen el Patronato de la Fundación 2016 junto al Gobierno vasco, la Diputación de Guipúzcoa y el Ayuntamiento de San Sebastián-, que ha remitido una misiva a los responsables de la Capitalidad para pedirles precaución al tratar el «delicado» tema de ETA.

El Ministerio de Cultura pide 'reflexionar' sobre 'cómo salvaguardar la libertad del espíritu artístico' sin agravir a las víctimas

En la carta, a la que ha tenido acceso El Mundo, el director general de Política e Industrias Culturales y del Libro, José Pascual Marco, «invita» al director de San Sebastián 2016, Pablo Berástegui, a que «reflexionemos entre todos sobre cómo salvaguardar la libertad del espíritu artístico y contribuir a un adecuado tratamiento informativo de todos aquellos aspectos en los que los ciudadanos puedan sentirse agraviados por haber sido víctimas de la violencia terrorista». «El arte habla por sí mismo, y más en temas tan delicados y dolorosos como el que nos ocupa».

Con la misiva, la Secretaría de Estado de Cultura persigue que la Capitalidad tenga «especial cuidado» en el tratamiento informativo que se le da al terrorismo de ETA y que puede herir la sensibilidad de sus centenares de víctimas.

Fuentes del Ministerio de Cultura defienden que se debe poner más celo a la hora de expresarse y más aún cuando la «cultura para la convivencia» es el leit motiv de San Sebastián 2016, que tiene a la Fundación Kutxa como patrocinador global y a Iberdrola, Telefónica, La Caixa, Laboral Kutxa, Orona y Giroa Veolia como mecenas.

El punto central del proyecto es la exposición 1516-2016. Tratados de Paz que acogerá San Sebastián con más de 400 obras de artistas de la talla de Goya, Rubens, Murillo o Picasso procedentes de los fondos de 21 museos, entre ellos el Louvre, el Prado, el Parque de la Paz de Hiroshima o el Memorial del Holocausto de Auschwitz.

Las conversaciones de Argel forma parte de las siete pequeñas muestras sobre «hechos relevantes» de la Historia junto a la Paz de los Pirineos (1660), la abdicación de Bayona (1808), las Paces de Urtubia (1513), el Abrazo de Bergara (1839), el Pacto de San Sebastián (1930), Gernika (1937) y que se verán en museos de España y Francia.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.