La etarra Sara Majarenas exige que le dejen quedarse a su hija en la cárcel

sara-majarenas

La pequeña Izar, hija de la presa etarra Sara Majarenas, tendrá que dejar, al cumplir tres años, la cárcel valenciana de Picassent en la que vive con su madre desde que nació. La niña salía a la calle a pasar los fines de semana con su padre, pero durante una de estas salidas, el pasado 15 de junio, el padre apuñaló a la menor con un cuchillo en una vivienda de Benifaió (Valencia) hasta que pensó que estaba muerta. Este jueves está prevista una manifestación en San Sebastián para reclamar la puesta en libertad de la madre y que se evite que sean separadas.

La madre ha divulgado una carta abierta en Naif, la web del diario Gara, en la que pide que no las separen: "Izar no entiende qué le hizo su propio padre, y no entiende tampoco por qué ha desaparecido de su vida de repente (...) Izar necesita a su amatxo más que nunca. Y hoy es el día que no nos puede volver a pasar lo mismo. Izar sale a la calle, y no puede volver a sentir que se separa de mí. Yo la necesito a ella, ella me necesita a mí. Si no, no habrá reparación posible. O por lo menos, costará mucho más".

La menor recibió puñaladas en el tórax y la espalda, por las que tuvo que ser ingresada en el Hospital de la Fe. El juez autorizó a Majarenas a quedarse en el centro hospitalario hasta que se produjo el alta médica de la niña. Eso ya ha ocurrido, ambas han vuelto a prisión y, ahora, al cumplir tres años, el reglamento lleva a la separación.

Majarenas fue condenada a 13 años y diez meses de prisión por ser miembro del comando Levante de ETA tras ser detenida en 2005.

Hasta ahora, la niña permanecía en la prisión de Picassent con la madre de lunes a viernes, en un régimen especial que permite que las presas tengan a sus hijos con ellas y algunos fines de semana se iba al domicilio con el padre, que se halla en prisión provisional por estos hechos.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado este miércoles en el Senado que trabajan "desde el primer día" para que la etarra Majarenas y su hija "puedan estar juntas", una situación que "no es fácil" porque antes se deben adoptar una serie de "prevenciones" debido a la violencia de la pareja de la presa de ETA.

Zoido se ha referido a esta cuestión a preguntas del senador de EH Bildu Jon Iñarritu, a quien le ha contestado con una defensa de la política en vigor en materia de dispersión en aplicación del Estado de derecho. "Las decisiones no dependen del ministro, existen unos requisitos y unos informes médicos que hay que cumplir", ha dicho al ser preguntado sobre la situación de varios presos de ETA. "Excepciones, ninguna", ha enfatizado.

Sara Majarenas Ibarreta fue detenida en febrero de 2005 en una céntrica pensión de Valencia, situada a escasos metros del Ayuntamiento de la capital del Turia. Entre sus objetivos figuraba un plan para atentar contra la entonces alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá.

La etarra formó parte del Comando Levante junto a Mikel Orbegozo Echarri, con quien mantuvo una relación sentimental. La Audiencia Nacional le condenó a trece años y dos meses de prisión en 2007 por los delitos de integración en organización terrorista, falsedad en documento oficial y tenencia ilícita de armas.

Afortunadamente para ella, hoy todavía puede abrazar a su hija... aunque sea tras los barrotes de una fría celda. Las víctimas de su barbarie terrorista nunca más podrán volver a ver con vida a sus familiares. Que tome nota la izquierda abertzale.

El novio de la etarra Sara Manjarenas apuñala a su hija de 2 años en Benifaió

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.