España | Navarra

Navarros normales evitan que Bildu coloque una ikurriña en el Ayuntamiento de Pamplona

 sanfermines ikurrina

Pamplona ha vivido un tenso inicio de los sanfermines. El arranque de la fiesta no podido abstraerse de la tensión política que se vive en los últimos tiempos. El incidente ha ocurrido dentro del Ayuntamiento minutos antes de que se lanzara el chupinazo, según publica 'El Correo vasco' cuando agentes de la Policía Municipal han impedido a representantes de EH Bildu y Geroa Bai colocar una ikurriña en la balconada. El encontronazo ha provocado momentos de tensión y un rifirrafe dialéctivo entre el anterior alcalde, Joseba Asiron (Bildu), y el nuevo, Enrique Maya (Navarra Suma). «Ésta es tu libertad de expresión», le ha reprochado el dirigente abertzale. Para dar lecciones están los amigos del tiro en la nuca.

En la imagen que se adjunta en esta información, se puede ver a Maider Beloki (EH Bildu) e Itziar Gómez (Geroa Bai) tratando de evitar que la Policía Municipal les arrebate la ikurriña de sus manos y que pensaba desplegar sobre la fachada del Ayuntamiento de Pamplona.

Una trifulca a la que, poco después, se ha sumado la mano derecha de Asirón, Joxe Abaurrea, así como la concejal Amaia Izko, que espera sentencia por "participación activa" en ETA. Todos ellos han tratado de reventar y empañar el inicio de las fiestas de San Fermín con sus obsesiones identitarias.

Pamplona sale a la calle para defender Navarra frente al nacionalismo vasco

La polémica tiene su origen en una de las primeras decisiones adoptadas por Maya nada más llegar al cargo hace apenas unas semanas, cuando anunció que iba a retirar la ikurriña de la fachada de la Casa Consistorial, donde hoy solo han ondeado las banderas oficiales, y prohibió que la ciudadanía pudiera acceder esta mañana a la plaza del Ayuntamiento con enseñas, precisamente para evitar las proclamas políticas de otros años. La Policía Municipal ha requisado la mayoría, aunque finalmente sí que se han visto entre el bullicio que seguía el chupinazo alguna ikurriña y una pancarta a favor de los presos. 

Boicot al chupinazo de San Fermín con una ikurriña gigante en el Ayuntamiento de Pamplona

La respuesta de los representantes nacionalistas que seguían el arranque de los sanfermines desde dentro del Consistorio ha sido intentar colocar una ikurriña, pero varios agentes lo han impedido. Itziar Gómez, de Geroa Bai, ha expresado su protesta denunciando la violencia ejercida por la Policía e indicando que desde 1977 la ikurriña siempre había estado presente en el inicio de fiestas. Tras el acto, el alcalde ha acusado a Geroa Bai y Bildu de «empeñarse en incumplir» la normativa municipal, que impide exhibir estos símbolos, y quienes «quieren crispar y tensionar permanentemente». Visiblemente disgustado, Maya ha sido rotundo al anunciar que «nosotros no vamos a dejar poner la ikurriña en el Ayuntamiento porque no es un símbolo oficial de Navarra», y al advertir que «lo que crispa es ponerla, no evitar ponerla».

Bildu convierte al Islam en la religión oficial de Pamplona 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.