España | Navarra

Las iglesias de Alsasua repican las campanas para boicotear el acto de la España Ciudadana

alsasua campanas iglesias 

Las campanas de Alsasua se han sumado al boicot de los independentistas vascos y han empezado a repicar con todas sus fuerzas coincidiendo con el inicio del acto de la ‘España ciudadana’, que ha reunido a PP, C's y VOX, en el centro de la localidad navarra, en un emotivo acto a favor de la unidad de España y en homenaje a la Guardia Civil.

Si una imagen vale más que mil palabras, oír el atronador sonido de las iglesias silenciar el discurso desde el escenario de Ortega Lara, o de muchas otras víctimas de ETA, es tan vil y miserable que no necesita explicarse. La estampa habla por sí sola. El nacionalismo es puro odio.

El obispo de Alsasua haciéndole el juego a la izquierda abertzale. La Iglesia católica y el Vaticano intentando ser equidistantes mientras, con hechos, le hace constantes guiños al Gobierno socialista para exhumar a Franco. Los curas ya han elegido bando. Ya tenían razón aquellos que decían que ETA nació en un seminario.

Alrededor de la plaza, un cordón policial de la Policía Foral protegía a los asistentes de centenares de proetarras, que los han recibido entre amenazas, gritos e insultos de "nazis", "fascistas" o "españoles, hijos de puta".

Inmediatamente después de los discursos, la Guardia Civil ha evacuado a Albert Rivera y Santiago Abascal, presidente de VOX, para que pudieran abandonar el pueblo. Las fuerzas de seguridad han escoltado uno a uno a los participantes del mitin para evitar que haya problemas de seguridad. Cientos de personas cantan en el centro del pueblo "que se vayan" y "español el que no bote".

Ciudadanos que no pueden ejercer líbremente su derecho de manifestación sin protección en su propio país; pero recuerda, el fascista y el opresor, eres tú.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.