Una piquete de Coca-Cola 'se enchufa' en el equipo podemita de Ramón Espinar

 gema-gil

Los círculos de Podemos ya tienen a su propia espartana. Gema María Gil Mira (1976, Elda) es una de las caras visibles del colectivo denominado 'Espartanas de Coca-Cola en lucha' y desde el pasado 23 de diciembre forma parte de la dirección autonómica de Podemos Madrid, tras ser elegida como representante de los círculos. Con 1.372 votos ha sido la candidata con más apoyos recibidos para representar a las bases de la formación en los órganos del partido que dirige en Madrid, Ramón Espinar.

Lo publica el diario El Confidencial.

Militante de la formación y sindicalista de nuevo cuño, desde una perspectiva de autoorganización como la llevada a cabo por los trabajadores que sufrieron un ERE en la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada, Gil Mira da ahora el salto a los órganos de decisión con el objetivo de "aunar y buscar esa unidad que nos lleve al mejor entendimiento y funcionamiento de nuestros círculos", como se comprometía en su carta de presentación para las primarias. Y es que, según añadía, "la fuerza de quien lidera cualquier proyecto dimana de sus colaboradores. Sin ellos no es nada".

Desde que Coca-Cola anunció a finales de 2014 el cierre de la fábrica donde trabajaba su marido, aparejado al despido de todos los empleados, Gil Mira centró su vida es ser una espartana. Encierro en la fábrica, manifestaciones y acciones de boicot a la multinacional se convirtieron en su día a día. Muy activa en las redes sociales, que utiliza a modo de denuncia y para difundir campañas en defensa de los trabajadores, la nueva dirigente de Podemos en Madrid ha hecho de todo para difundir el conflicto del colectivo Coca-Cola en lucha.

La más llamativa, posar semidesnuda, junto a otras compañeras espartanas, en la portada de la revista 'Interviú': "¿Qué es enseñar un pecho cuando nos están robando nuestros derechos? Hemos pasado tanto en estos tres años que haría lo que fuese para que se nos escuchara", argumentaba sobre su posado en la entrevista que le realizaba la revista.

Como miembro de las espartanas, cuyas acciones fueron respaldadas desde el primer momento por Podemos, tuvo contacto con varios dirigentes del partido. Principalmente con el diputado y secretario de relaciones con la sociedad civil, Rafa Mayoral, y la portavoz Irene Montero, además de Pablo Iglesias, quien las acompañó en alguna de sus protestas. Su colectivo fue uno de los invitados a la última asamblea de Podemos, Vistalegre II, donde incluso concurrió en la lista del secretario general, ocupando un simbólico puesto (58 de 62), y estuvo arropada la mayor parte del tiempo por Irene Montero.

Durante su intervención sobre el escenario, se presentó como "madre, compañera de trabajadores de Coca-Cola en lucha y espartana de Coca-Cola en lucha". Acto seguido reivindicó su lucha por los derechos laborales, "que todos tenemos que tener", y pidió el voto para Iglesias con el deseo de seguir "defendiendo el pan de nuestros hijos" con el equipo de dirección que finalmente resultó ganador. "Tengo la suerte de conocer a muchos de ellos personalmente, y siento un inmenso honor de poder estar aquí sentada con ellos", concluyó antes de exigir "pan, techo, trabajo y dignidad". 

Leer artículo completo publicado por El Confidencial


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.