Thank you, Mr. President! Trump: 'La violencia de Charlottesville fue culpa de las dos partes'

trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió este martes a insistir en que los disturbios ocurridos en Charlottesville (Virginia) fueron "un momento horrible para nuestro país". Pero la violencia que se vivió en las calles de la ciudad, remarcó, fue el resultado de "dos partes". Una verdad incómoda que los demócratas y los guardianes del código de lo 'políticamente correcto' no están dispuestos a escuchar.

Un mensaje que recuerda más a la primera declaración que realizó el sábado, cuando condenó "el odio, la intolerancia y la violencia en varias partes", que al de horas después, cuando se limitó a leer un comunicado.

¿Sólo los de derechas son violentos?

Durante su encuentro con los medios en el lobby de la Torre Trump, el presidente criticó a los grupos "alt-left" -de extrema izquierda- que, según él, eran muy violentos e insistió en que "hay culpa en los dos lados. No tengo ninguna duda. Y ustedes tampoco", según recoge la corresponsal del diario El Mundo.

En su intervención ante los medios -organizada para hablar de infraestructuras-, el presidente abrió un turno de preguntas que se prolongó durante quince minutos. Desde el primer momento, Trump se mostró combativo -haciendo alusiones a los medios de 'noticias falsas'- y preparado para recibir cuestiones relacionadas con las declaraciones realizadas en torno a los enfrentamientos en Charlottesville.

Trump defendió el derecho a movilizarse contra la retirada de los símbolos de la América confederada, que para muchos es un homenaje esclavista que eliminar y, para otros, una historia en común de la que no avergonzarse.

"¿Vamos a derribar todas las estatuas?"

El viernes por la noche, grupos de norteamericanos blancos se manifestaron con antorchas para protestar por la retirada de una estatua de Robert E. Lee, general del Ejército Confederado durante la Guerra Civil. Lee fue quien rindió las tropas sudistas ante el general Ulysses S. Grant en 1865, poniendo fin así a la Guerra de Secesión.

"George Washington era dueños de esclavos, ¿vamos a retirar sus estatuas?", preguntó Trump retóricamente a los periodistas allí presentes. "Entonces quitamos la de Jefferson a la semana siguiente", continuó.

"Fue un momento horrible para nuestro país, pero hay dos lados en esta historia". Trump negó en todo momento que hubiera sido lento en condenar a los que estaban detrás de la marcha 'Unir a la derecha'. "A diferencia de los medios, antes de hacer una declaración me gusta saber los hechos", repetía el presidente a preguntas de los periodistas.

Lo cierto es que su primera comparecencia desde Bedminster (Nueva Jersey) se produjo cuando ya estaba confirmada la primera víctima, Heather Heyer, después de que un vehículo -conducido presuntamente por James Alex Fields- se abalanzase contra los manifestantes que oponían a la marcha supremacista. "Era muy importante para mí tener los hechos", repetía una y otra vez Trump. Sin referirse al conductor como un terrorista, dijo que era una "desgracia para su familia y el país".

La batalla dialéctica del presidente con los reporteros fue tensa, hasta el punto que se dirigió a uno de los periodistas diciendo "no he terminado, noticias falsas", cuando éste le interrumpió durante una respuesta.

Los blancos tenían "todo el derecho" a manifestarse

Trump subrayó en su intervención que los únicos que tenían permiso para marchar el pasado sábado eran los que iban con la marcha 'Unir a la derecha', que protestaban por la retirada de "una estatua muy importante para ellos".

En su opinión, los medios estaban siendo injustos con "mucha gente" que estaba en esa marcha y que no eran neonazis o supremacistas blancos, como han dicho los medios de comunicación. Los que lo sí lo eran se merecen la condena, apostilló. Según el presidente, el otro grupo vinculado a la izquierda "vino atacando".

Antes de concluir, insistió en que en los dos lados había gente que protestaba tranquilamente. "¿Alguien tiene una pregunta sobre infraestructuras?", preguntó casi un cuarto de hora después de arrancar la rueda de prensa.

En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.