Tania Sánchez no se pronuncia sobre la polémica 'machista' de Hernando con Irene Montero

irene-montero-tania-sanchez

Tania Sánchez, diputada de Podemos y primera novia oficial de Pablo Iglesias, ha sido de las poquísimas dirigentes de la formación morada que no se ha pronunciado públicamente sobre las palabras de Rafael Hernando.

Mientras que todos los podemitas y sus medios afines incendiaban las redes sociales llamando "machista", "sexista" o incluso "misógino" al portavoz del PP, Tania Sánchez guardó un enigmático silencio.

Durante la moción de censura presentada por Podemos, Rafael Hernando prendía la mecha desde la Tribuna de oradores del Parlamento al afirmar (y citamos de forma y manera literal) que "hay quien dice que estuvo mejor la señora Montero que usted, pero no diré yo esto porque sino no sé yo que voy a provocar en esa relación", segundos después matizó "relación política".

Unas palabras que enfurecieron a la bancada de Podemos, que estalló en abucheos y golpes en sus escaños. Irene Montero, rompió a llorar de rabia.

En Twitter, donde los trolls podemitas son legión, todos los afines a la formación morada no tardaron en calificar a Hernando de machista o misógino por la sutil insinuación sobre el noviazgo que mantienen los dos líderes neocomunistas.

Una corriente de opinión que se trasladó rápidamente a toda la caverna mediática podemita.

Sin embargo, Tania Sánchez, diputada en el Congreso y expareja de Iglesias, defensora acérrima del feminismo y abanderada de la lucha contra el machismo, no escribió ni se pronunció sobre la polémica.

Si hizo dos retweets a Pablo Padilla y a Rita Maestre, que llamaron a Hernando machista. Pero ella, por lo menos públicamente, no se pronunció.

El día anterior, durante el discurso de Irene Montero, sí alabó las palabras de la portavoz de su formación.

El pasado mes de febrero, y tras la batalla interna entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón por el control del partido, Podemos hizo efectiva la reestructuración de sus cargos electos en el Congreso, cambiando la ubicación de sus diputados tras los relevos en la dirección del grupo parlamentario.

Una vistosa decisión que no estuvo exenta de polémica. Su exportavoz y número dos Íñigo Errejón pasó a sentarse en la segunda fila de la bancada, la exsecretaria general del grupo Carolina Bescansa, en la tercera, y la diputada por Madrid y expareja de Iglesias, Tania Sánchez, fue mandada directamente al gallinero.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.