rey felipe vi pedro sanchez

Después de dos días de consultas a los partidos políticos, el Rey ha constatado lo que era evidente: que ningún candidato cuenta con los apoyos necesarios para ser investido presidente del Gobierno. Felipe VI procederá a disolver las Cámaras y a convocar nuevos comicios, que se celebrarán el 10 de noviembre. Las cuartas elecciones generales en menos de cuatro años, un período de inestabilidad política sin precedentes en la historia moderna de España.

Poco después de que el Rey cerrara la ronda de consultas con Pedro Sánchez, Felipe VI recibió a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, y a continuación el Palacio de La Zarzuela ha hecho público un comunicado en el que ha anunciado que «no formula una propuesta de candidato». No hay ninguno que tenga los apoyos necesarios para ser investido presidente del Gobierno.

El Rey inicia nueva ronda de contactos: en 5 días sabremos si se convocan elecciones

El artículo 99.5 de la Constitución establece que «si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso». 

Hasta ahora, en los 42 años de democracia, solo se había producido una legislatura fallida en España. Fue la que tuvo lugar entre diciembre de 2015 y junio de 2016, después de que Mariano Rajoy renunciara a someterse al debate de investidura por falta de apoyos y Pedro Sánchez lo intentara el 2 y el 4 de marzo de 2016 pero no lograra ser investido. Fue entonces cuando se convocaron las elecciones del 26 de junio, en las que Rajoy fue otra vez el líder más votado. El PSOE se acabó absteniendo para facilitar la gobernabilidad del Estado, el famoso No es No que provocó la salida de Sánchez tras el histórico cónclave de Ferraz.

#NoEsNo Pedro Sánchez pierde la investidura como Presidente del Gobierno

No obstante, ese mandato se vio abruptamente terminado dos años después, cuando prosperó la moción de censura que Sánchez presentó contra Rajoy. Tras casi un año de gobierno, Sánchez convocó elecciones, que se celebraron el pasado 28 de abril, sin que ninguno de los partidos lograra reunir suficientes apoyos para gobernar. Cinco meses después, el Rey volverá a disolver las Cortes y a convocar elecciones. Los españoles, otra vez a las urnas.

Sánchez prepara una reforma de la Constitución para blindarse como Presidente


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.