Puigdemont compara 'el pacifismo' de los catalanes con la violencia de los españoles

coche-guardia-civil-barcelona

Nadie puede negar que la mayoría de las movilizaciones de estos días en Cataluña, más allá de diatribas ideológicas, están teniendo un carácter fundamentalmente pacífico. Es un hecho tan evidente como que, este miércoles 20 de septiembre, se superaron todas las líneas rojas. El independentismo no solo sitió literalmente la Consellería de Economía de la Generalitat, donde agentes de la Guardia Civil estaban efectuando sus registros por imperativo judicial, sino que destrozó brutalmente 7 coches de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El juez se vio obligado a llamar de madrugada al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, para ordenarle que la Policía catalana cargaran contra los manifestantes para crear un pasillo, por donde los agentes de la Benemérita pudieran escapar entre la catarata de insultos e improperios de los separatistas. La propia secretaria judicial tuvo que huír por el tejado para evitar ser 'cazada' por los miles de concentrados en la protesta.

Una imagen vergonzante que ya ha dado la vuelta al mundo. 

Sin embargo, para la Generalitat y todos sus medios satélites, subvencionados y financiados a base de dinero público, todas las manifestaciones están siendo "pacíficas y democráticas".

Este domingo, el propio president Carles Puigdemont, utilizaba su perfil oficial de Twitter, medio por el que está usando especialmente en las últimas semanas para dirigirse al gran público, para comparar y poner en una balanza los incidentes de Zaragoza, donde un grupo de personas atabiados con banderas españolas no ha dejado salir a los cargos electos de Podemos que celebraban su asamblea, con las movilizaciones que está viviendo estos días Cataluña.

"Años de movilizaciones en Cataluña con millones de personas y sin incidentes. Ejemplo de civismo y pacifismo. En cambio, hoy en Zaragoza"...

Miente como un bellaco Puigdemont. Demagogia barata para consumo propio, como las papeletas de Rufián en el Congreso. Equiparar cien personas con las manifestaciones 'tumultuarias' y el aquelarre a los agentes de la Guardia Civil, o el sitio a la casa cuartel de Manresa, donde había mujeres y niños, es de un cinismo tal que se antoja poco menos que incalificable.

Un poquito de sentido común y de vergüenza. Por pura dignidad. Que no nos tomen a todos por idiotas.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.