España | Nacional

Los blancos de Charlottesville se levantan hartos de la discriminación racial

charlottesville-blancos

La marcha 'Unir a la derecha', que concentra este sábado 12 de agosto a cientos de norteamericanos de raza blanca en Charlottesville, Virginia, ha rebasado todas las previsiones iniciales, lo que ha obligado a las autoridades locales a declarar el estado de emergencia en la zona.

El germen que ha desencadenado la protesta, ha sido la retirada de una estatua homenaje al general Robert E. Lee, un símbolo de los estados confederados durante la Guerra de Secesión.

Declarado el estado de emergencia en Charlottesville en previsión de que se repitan los altercados de anoche https://t.co/BTym6Blyqo pic.twitter.com/nfH5rmMO0y

— EL MUNDO (@elmundoes) 12 de agosto de 2017

Después de una larga noche de altercados, la Policía de la ciudad hizo pública una nota en Facebook en la que advertía que "solicitarán recursos adicionales" para responder a los enfrentamientos, que han dejado ya varios heridos y numerosos daños materiales.

Las consignas lanzadas entre manifestantes, ataviados con banderas confederadas y escudos de protección; y los opositores, de partidos de izquierda y antirracistas, que acusan a los organizadores de ideología ultraderechista, rápidamente desembocaron en golpes y puñetazos.

AHORA en Charlottesville, Virginia. Violencia en la marcha supremacista.pic.twitter.com/4DVyB36Vzf

— Bricio Segovia (@briciosegovia) 12 de agosto de 2017

El viernes noche, un grupo de los manifestantes acudió al campus de la Universidad de Virginia, con sede en Charlottesville, con antorchas para celebrar la decisión de un juez federal de permitir la manifestación, lo que desembocó en choques violentos con estudiantes, en los que tuvo que intervenir la policía.

Con cánticos de "Las vidas de los blancos importan", los manifestantes se concentraron ante una estatua de Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de Estados Unidos.

Testigos todos de cómo  trata de definir qué es ser estadounidense y quién tiene derecho a serlo https://t.co/f9XvTOWNTA #Charlottesville

— Francisco dela Torre (@fdelatg) 12 de agosto de 2017

"Los blancos están siendo difamados, calumniados y derribados"

Jason Kessler, organizador de la marcha, subrayó en un comunicado que se trata de defender la Primera Enmienda de la Constitución que protege la libertad de expresión y respaldar a "los grandes hombres blancos que están siendo difamados, calumniados y derribados en Estados Unidos".

"La comunidad ha absorbido los principios culturales marxistas que se enseñan en las ciudades universitarias del país de culpar a los blancos por todo".

Entre opositores y manifestantes, se espera que se reúnan en la pequeña ciudad a 300 kilómetros al suroeste de Washington más de 2.000 personas en el que las asociaciones contra el racismo han descrito como "el mayor encuentro de odio de su clase en décadas en Estados Unidos".

EN VIVO: Insultos y enfrentamientos durante la manifestación de supremacistas blancos en #Charlottesville https://t.co/f5REWYAc7O

— Univision Noticias (@UniNoticias) 12 de agosto de 2017

Un coche atropella a los manifestantes

Ante los previsibles enfrentamientos, se ha desplegado más de 1.000 agentes de seguridad estatales, y el gobernador del estado, el demócrata Terry McAuliffe, instó a los ciudadanos a mantenerse alejados del acto, que se desarrollará en el Emancipation Park de la ciudad.

Con la tensión disparada, un vehículo fuera de control embistió deliberadamente a los manifestantes, un incidente que dejó un muerto y una veintena de heridos.

Un auto atropella a peatones en #Charlottesville pic.twitter.com/oXQDxjuPkH

— Alejo Schapire (@aschapire) 12 de agosto de 2017

Donald Trump condena la violencia

El propio presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se vio obligado a emitir un mensaje televisado llamando a la unidad entre patriotas, y "condenando en los términos más enérgicos posibles esta exhibición indignante de odio, fanatismo y violencia".

En su intervención pública, de aproximadamente 10 minutos, tras un encuentro con el secretario de Asuntos para Veteranos, explicó que había hablado con el gobernador de Virginia. Ambos coincidieron en que "el odio y la división tienen que parar ahora mismo". También resaltaron que es hora de "unirnos como estadounidenses con amor a nuestra nación y verdadero afecto entre nosotros".

We ALL must be united & condemn all that hate stands for. There is no place for this kind of violence in America. Lets come together as one!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 12 de agosto de 2017

"Todos debemos estar unidos y condenar todo aquello que el odio representa. No hay lugar para este tipo de violencia en EE.UU".

Minutos más tarde, se confirmaba que un helicóptero de la Policía que cubría las protestas, se estrellaba tras perder el control por causas que todavía se desconocen. En el accidente perdieron la vida los dos agentes. 

Una rebelión social sin precedentes.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.