Guerra civil en el PSOE: la policía multiplica la seguridad para evitar incidentes en Ferraz

ferraz-sede

El PSOE ha solicitado a la Delegación del Gobierno de Madrid que refuerce el dispositivo policial en el entorno de su sede en la calle Ferraz este sábado, cuando se celebrará este Comité Federal del partido en medio de un clima de tensión que ha fragmentado al partido entre partidarios y detractores de Pedro Sánchez.

La división del Partido Socialista en dos bandos muy marcados —el de Pedro Sánchez y el de los denominados 'críticos'— se ha hecho notar en militantes, ciudadanos y vecinos. Las redes sociales también están divididas y lanzan apoyos a ambos lados.

Mientras los críticos —representados ahora por los 17 miembros de la ejecutiva que dimitieron el miércoles— insisten en la necesaria actuación de la comisión de garantías y apuestan por una gestora, los sanchistas sacan también su artillería pesada y se reafirman en que el comité federal convoque un congreso extraordinario para mediados de noviembre.

Según la petición enviada por el director de seguridad de la formación, se calcula que pueden llegar a reunirse 300 personas y teme que puedan "producirse enfrentamientos entre militantes de las distintas federaciones".

En la Delegación de Gobierno, a cuyo frente se encuentra Concepción Dancausa, aseguran que ya tenían previsto un dispositivo "adecuado y proporcionado" tanto para los simpatizantes del PSOE como para los viandantes.

La Ejecutiva de Pedro Sánchez ha apelado este viernes a la "serenidad" y a la "prudencia" de los militantes a los que ha pedido que no respondan a los llamamientos para concentrarse a las puertas de la sede del partido para mostrar su apoyo al todavía secretario general del partido.

El actual líder socialista cuenta con el apoyo de la militancia —de ahí su empeño en defender que la última palabra sobre el próximo liderazgo la deben tener los militantes— y en Madrid, con el de la calle.

Muchos vecinos y simpatizantes socialistas se agolparon en Ferraz para curiosear y, sobre todo, 'dar calor' a Sánchez. Miembros de su equipo reconocen que "el teléfono no para de sonar" en estos días con llamadas y mensajes de apoyo incondicional de los vecinos a Sánchez.

La ejecutiva federal del partido —o la mitad de ella— decidió este jueves mantener la convocatoria del comité federal, como estaba previsto, para convocar un congreso ordinario. La duda es si los críticos conseguirán abrir el debate sobre el liderazgo de Sánchez en el cónclave o si, por el contrario, el orden del día será inamovible.

Después de que Susana Díaz interviniera ante los socialistas andaluces en la tarde del jueves con el ofrecimiento de "coser", todas las miradas están puestas en el sábado y en lo que el comité decida: en juego, nada menos que el futuro del partido.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.