La familia Franco denuncia que el Gobierno prohíbe que los españoles le manden coronas de flores

corona flores franco

A pocas horas de que tenga lugar la exhumación de Franco, una fotografía publicada en Facebook por la mujer de Francis, ha desvelado hasta que punto llega la paranoia y preocupación del Gobierno por evitar cualquier tipo de exaltación a su figura. Sus ansias de revancha no acaban con negarle las salvas y honores castrenses que le corresponden legalmente por graduación militar, recordemos que fue el General más joven de Europa desde Napoleón Bonaparte: según denuncian los Franco, han prohibido a su familia que cubra el féretro con una bandera de España e incluso que le envíen coronas de flores.

Miriam Guisasola, esposa del mayor de los nietos de Franco, ha compartido en sus redes sociales una fotografía en la que puede verse una corona de flores presidiendo el salón de su casa. La mujer de Francis asegura que su hogar se está llenado de flores y coronas que el Gobierno ha prohibido que envíen al Valle de los Caídos y al panteón de los Franco en el cementerio de Mingorrubio.

Pedro Sánchez, ¿obligado a dar a Franco honores militares en su exhumación?

Junto a la impactante imagen que demuestra el fervor que aún despierta la figura de Caudillo en algunos sectores de la sociedad española, la mujer de Francis denuncia, con un escueto texto, la situación que está provocando que estas coronas y flores hayan sido enviadas a la casa familiar de los Franco: “Llegan coronas a casa porque no dejan que la gente lleve flores ni al Pardo ni al Valle “

En la imagen se ve un atril de madera sobre el que descansa una corona de claveles con los colores de la bandera nacional, rojos y amarillos, adornada con unas cintas de España en las que puede leerse una inscripción en letras negras que reza “Gracias, Franco”. La publicación está fechada la víspera del traslado del féretro de Franco desde la Basílica de la Santa Cruz a las 15.41 horas.

El prior del Valle de los Caídos denuncia a la Guardia Civil por prohibirle entrar a la Basílica

Miriam Guisasola no aclara en su publicación el destino final que tendrán estas coronas que, de momento y ante la denunciada prohibición del Gobierno de permitir su paso a los lugares dónde va a tener lugar la exhumación e inhumación, adornan su enorme salón.

Con el caso de Franco, se da una curiosa paradoja que no ha ocurrido en ninguna democracia: el Gobierno no solo exhuma a un muerto sin el permiso de la familia y contra su propia voluntad, si no que literalmente 'expropia' a un cadáver y lo entierra en un panteón... que también es propiedad del Estado. Daños colaterales de la 'democracia'.

Llamamiento a los españoles: el jueves, 24 de octubre, todos al Pardo para rendir homenaje a Franco


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.