El Multireferendum: cuando Artur Mas mandó a los Mossos retirar las urnas porque votar era ilegal

multirreferendo

La realidad siempre supera a la ficción. Estamos en un momento crucial, que marcará, para siempre, un punto de inflexión en nuestra historia contemporánea. Sin embargo, y cuando ya han empezado a resonar los ecos de la cuenta atrás definitiva para el referéndum de independencia de Cataluña, hay algo que muy pocos, por omisión o simple desconocimiento, se atreven a recordar. Para comprender el presente, es básico y fundamental beber siempre de las fuentes del pasado.

La Generalitat vetó en Cataluña hace tres años la celebración de un referéndum "ilegal" amparándose en la resolución del Tribunal Supremo.

¿Surrealista verdad? Esta es la historia...

25 de mayo de 2014. Cataluña vive dividida entre los inicios del procés, la consulta del 9N en el horizonte, y los recortes en sanidad y educación del tambaleante Govern de Artur Mas.

Con un clima de desafección social subiendo de revoluciones, en diferentes municipios, surgió una curiosa iniciativa sin precedentes: convocar a los ciudadanos a las urnas para votar sobre siete cuestiones trascendentales. Los catalanes tendrían el derecho a decidir sobre si Cataluña debía o no tener una agricultura transgénica, si era necesario dejar de pagar la deuda que consideraban "ilegítima", si se debia garantizar el control ciudadano de las políticas energéticas o si era necesario someter a referendo las iniciativas legislativas populares rechazadas en el Parlament. La consulta también preguntaba sobre cuestiones de ambito local, como el futuro del proyecto BCN World, la gestión del abastecimiento del agua en Lleida o la construcción de la línea de Muy Alta Tensión (MAT).

Fue lo que se acertó en llamar "El Multireferendum".

Una campaña que no gustó nada al Govern. Por aquel entonces, la Generalitat al completo se amparó en el Tribunal Supremo que había prohibido el multirreferendo... por considerarlo ilegal. De hecho, el conseller de Interior de 2014, Ramón Espadaler, explicó que el Ejecutivo enviaría, si era necesario, a los Mossos d'Esquadra para retirar las urnas y que se denunciaría a los representantes de las mesas electorales. "Nadie está por encima de la ley", decía.

El equipo de Mas mantuvo durante meses que estaban abiertos al diálogo, pero que esa consulta "nunca se haría" por considerarse "ilegal". ¿Verdad que nos suena esta música?

Ese domingo 25 de mayo finalmente se instalaron en Cataluña 270 puntos de votación, pero fueron retirados por los Mossos antes de que concluyese la jornada electoral debido a la prohibición directa del Tribunal Supremo. Dicho multirreferendo contó con el apoyo de la CUP, y de la propia Asamblea Nacional Catalana, ahora aliada de la Generalitat.

Inmediatamente, la Generalitat se personó en la causa y denunció a todos los impulsores de la multiconsulta, que fueron condenados por el Juzgado de Instrucción número 2 de Vic.

El referéndum fue impulsado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), de la que era miembro Ada Colau, Som el que sembrem (Somos lo que cultivamos), Parlament Ciutadà, Plataforma para la Auditoría Ciudadana de la Deuda y varias comisiones promotoras de Iniciativas Legislativas Populares (ILP).

Artur Mas, president de la Generalitat en 2014, afirmó entonces que: "Nosotros actuaremos siempre respetando el marco legal vigente, no podemos permitir un referéndum ilegal".

Vivir para ver.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.