El Gobierno creará una Ley 'anti-Franco' para evitar que sea enterrado en La Almudena

pedro sanchez congreso preocupado

El Gobierno quiere impedir por ley que los restos de Francisco Franco sean enterrados en la Cripta de la Catedral de la Almudena. Y para ello, las enmiendas del PSOE a la reforma de la Ley de Memoria Histórica impedirán que descanse en un lugar de acceso al público y donde pueda ser enaltecido.

El Gobierno ya tiene decidido que bajo ningún concepto permitirá que los restos de Francisco Franco vayan a la Catedral de la Almudena ni a ningún sitio de acceso público en el que puedan ser "enaltecidos". Amenaza con sancionar con multa o con cierre temporal o definitivo de esos espacios a aquellos que lo permitan, así que la directamente interpelada es la Iglesia, en caso de que decidiera abrir las puertas de la cripta de la catedral de Madrid.

El Ejecutivo ya tiene sobre la mesa una fórmula, que tramitará a través de enmiendas a la reforma de la Ley de Memoria Histórica. El problema que tiene es que no tiene garantía alguna de que esas modificaciones vayan a salir adelante, puesto que depende de que PP y Ciudadanos permitan que el debate fluya con rapidez en el Congreso, y este lunes ya pudo comprobar que no será así. Por ahora, su respuesta ha sido el bloqueo.

Las enmiendas que presentará el Grupo Socialista en breve en la Cámara Baja, y cuyos ejes básicos desgranaron fuentes gubernamentales y publica El Confidencial, actúan en varias líneas, pero todas ellas caminan en la misma dirección: indicar con toda contundencia que no permitirá que la familia Franco se salga con la suya. Para empezar, pretende que se persiga "la responsabilidad de los titulares de espacios abiertos al público" en los que puedan producirse episodios de "enaltecimiento o exaltación del franquismo", "tanto por acción o por omisión". En ese sentido, se quiere incorporar un "régimen sancionador que, más allá de las sanciones pecuniarias, alcanza el cierre temporal o definitivo de dichos espacios abiertos al público, cualquiera que sea su titularidad".

Dicho de otro modo, que el Ejecutivo tendría la potestad de echar el cierre de los espacios donde se exalte a Franco, sea una iglesia, sea un cementerio o sea cualquier otro lugar visitable en el que se le rinda homenaje, y al margen de quién sea el dueño de ese centro. Es justo lo que trasladó Carmen Calvo, la vicepresidenta, el pasado viernes, en el último viaje de este complicadísimo proceso de traslado de los restos del general.

Así son los demócratas de izquierdas: si la Ley no les gusta, la cambian. Si la nueva tampoco se adapta, se la hacen a medida. Esa es la tolerancia de los guardianes del código de lo 'políticamente correcto' y sus tentáculos mediáticos. La libertad es lo que digan ellos. El humor no tiene límites si te ríes de las víctimas del terrorismo o te suenas los mocos con la bandera de España: ahora bien, no se te ocurra mofarte de los gais, las feministas o los refugiados. O decir que los niños tienen pene y las niñas, vagina.

Pero recuerda, el fascista, el intolerante y el racista, eres tú. ¿Hasta cuándo vamos a seguir tragando?


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.