Detenidos en Barcelona 8 marroquíes relacionados con los atentados de Bruselas

mossos-yihadistas

Los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional han detenido este martes a ocho personas en el área metropolitana de Barcelona vinculadas con el tráfico de drogas y por sus relaciones con personas investigadas por el yihadismo en Bélgica. El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha sostenido en TV3 que, al menos, cuatro de los arrestados tienen relación con los atentados cometidos en 2016 en Bruselas.

Otras fuentes policiales consultadas por este diario aseguran, en cambio, que todos los detenidos lo han sido por delitos comunes y tráfico de drogas, sin implicación en actividades terroristas. El caso sigue bajo secreto de sumario por orden de la Audiencia Nacional.

La operación, anunciada a través de las redes sociales por los Mossos, ha comenzado a las 4.30 de la madrugada con un total de 12 registros realizados en Barcelona -en la calle Viladomat y en el barrio del Raval-; L'Hospitalet de Llobregat, Santa Coloma de Gramenet, Cornellà, Masquefa y Ripollet. Durante los registros se han encontrado tres armas cortas, según han confirmado fuentes conocedoras de la investigación.

La investigación comenzó hace aproximadamente ocho meses cuando la policía belga informó a la Audiencia Nacional del hallazgo de datos sobre residentes en Cataluña encontrados en un piso del barrio de Mollenbeek, en Bruselas, donde residían terroristas implicados en los atentados contra el aeropuerto y el metro de la capital belga que causaron 35 muertos.

El juzgado central número 6 trasladó la información a los Mossos y a la Policía, que desde entonces iniciaron una investigación que se ha traducido en la operación de este martes. Los Mossos han asegurado, además, que contaban con informaciones de ciudadanos y pesquisas inconexas entre sí que han llevado a los detenidos.

Los arrestados son de origen marroquí, de entre 31 y 39 años y residentes en Cataluña desde hace tiempo, aunque "se han podido mover no solo por Bélgica sino por otras ciudades europeas", ha apuntado Trapero.

Llamada de un ciudadano

Trapero ha relatado que la investigación se inició hace ocho meses gracias a la llamada de un ciudadano que alertó de un hecho que en principio no se relacionaba con el terrorismo y de varias identificaciones de los Mossos d'Esquadra.

El alcance de la investigación hizo que los servicios antiterroristas de los Mossos decidieran informar de la evolución del caso al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), con el que intercambió información relacionada con los investigados.

Los agentes de los Mossos han trabajado en coordinación con la Policía Nacional, el cuerpo designado por los contactos policiales internacionales, y varios agentes de la Policía Nacional y la belga participan en las actuaciones de este martes.

Marroquíes, rumanos y colombianos son ya la mitad de los presos en las cárceles españolas

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.