Última actualizaciónVie, 29 May 2020 7pm

España | Nacional

Sánchez 'trolea' a Podemos y Bildu y rompe el pacto firmado para la derogación de la Reforma Laboral

 pedro sanchez rie

Pedro Sánchez ha pactado con Podemos y Bildu la derogación íntegra de la Reforma Laboral del Partido Popular a cambio de la abstención (necesaria) de la formación abertzale en el Congreso para sacar adelante el Estado de alarma. Y dos horas después, con la prórroga aprobada, ha roto el acuerdo firmado de manera unilateral. Lo nunca visto.

Tras el revuelo causado tras hacerse público el pacto entre el Gobierno y EH Bildu para derogar de manera “íntegra” la Reforma Laboral de 2012, un documento firmado por las tres partes y que el partido vasco ha difundido esta noche a través de sus redes sociales, el PSOE ha emitido al filo de la medianoche una “nota aclaratoria” en la que “anula el punto primero de dicho acuerdo”, cuya literalidad era la siguiente: “Las fuerzas políticas que suscriben este acuerdo se comprometen a derogar de manera íntegra la Reforma Laboral del año 2012 impulsada por el Partido Popular. La derogación deberá ser efectiva antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno en materia económica y laboral derivadas de la crisis originada por el COVID-19”.

El acuerdo era oficial, llevaba el membrete y la firma de los portavoces parlamentarios de las tres formaciones -Adriana Lastra (PSOE), Pablo Echenique (Podemos) y Mertxe Aizpurua (EH Bildu). Era el primer pacto explícito entre el Gobierno y el partido de los proetarras de Arnaldo Otegi.

El PSOE pacta con Podemos y Bildu la derogación de la Reforma Laboral del PP

psoe podemos bildu

También engaña a CIudadanos

La redacción del citado punto iba contra dos de líneas fundamentales del discurso que había defendido el Gobierno hasta la fecha. La primera, que no es posible derogar la Reforma Laboral en su totalidad, por lo que se centrarían en tumbar únicamente los “aspectos más lesivos” de dicha legislación; y en segundo lugar, la inminencia de la modificación tampoco casa con los planes del Ejecutivo, que había condicionado el cumplimiento de todos los compromisos contraídos con los grupos políticos a que finalizara la emergencia sanitaria. A estas contradicciones ya manifiestas hay que añadir la maniobra torticera de esperar a anunciar el acuerdo después de la votación del Estado de alarma, para evitar perder el apoyo de Ciudadanos. Ha engañado a la vez a Bildu y a Inés Arrimadas para pactar a la vez con los dos. Esto es un no parar de puñaladas.

Sánchez se la clava a Arrimadas

De este modo, el Gobierno da marcha atrás y plantea una redacción complementaria a la anteriormente expuesta, mucho más ambigua y en la que se suprime el carácter “integral” de la derogación, sustituyéndola por la eliminación de cuestiones concretas de la Reforma Laboral de 2012, tales como la suspensión de “la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad”, “las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, haciéndolo llegar más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo”, así como la anulación de “la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales”. Todo lo fundamental, se queda igual.

La maquiavélica jugada de Pedro Sánchez, troleando y traicionando a sus propios socios dos horas después de firmar, es digna de un trilerismo político sin precedentes. 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.