irene montero podemos

La trataban como una ‘chacha’ sin papeles y con un desprecio absoluto hacia sus derechos laborales. Durante dos años, la chica trabajó como escolta para Pablo Iglesias e Irene Montero. La portavoza de Podemos la obligó a realizar tareas en el hogar, recados personales, hacer de recadera para ella y sus hijos o encargarse del mantenimiento de la vivienda y la mecánica de sus vehículos particulares. Un trato vejatorio y machista sin precedentes.

El matrimonio podemita forzó a su escolta a realizar todo tipo de tareas que nada tenían que ver con su categoría profesional ni las funciones para las que había sido contratada, como salir de noche y "llevarle la cena a casa" o "comprar comida para los perros" de la pareja.

Irene Montero incluso la obligaba a que adelantase varias horas cada día el comienzo de su jornada laboral para “calentar el habitáculo del coche” que la portavoz parlamentaria de Podemos utilizaba en sus desplazamientos personales. Hace mucho frío en Galapagar.

Crece el patrimonio de los Iglesias-Montero: 4 viviendas y 234.000 euros en la cuenta

Durante los casi dos años en los que la ex escolta, contratada por Podemos, trabajó para Montero se le pidió que hiciese de “chófer de familiares invitados al domicilio o de transporte de envíos de familiares”, que realizase “tareas de gestión de obras en una de sus propiedades” y que se encargase de las labores de “mantenimiento de vehículos” privados.

Harta de todo eso y al borde de la depresión, la chica ha demandado a Iglesias y Montero por acoso laboral y trato discriminatorio.

Echenique, condenado otra vez por contratar a su asistente 'en negro'

El infierno de trabajar para Irene Montero

Según publica Okdiario, que ha tenido acceso a la denuncia, la chica empezó a trabajar para Podemos en febrero de 2016, contratada como “escolta personal en exclusiva” de Pablo Iglesias “tanto de la agenda oficial como de la personal”.

Tras un año y medio de “viajes, pernoctas” y todo “tipo de desplazamientos” con el líder de la formación comunista, la empleada fue reasignada y pasó al servicio de Irene Montero, el 26 de septiembre de 2017. Y ahí fue cuando comenzó su infierno laboral.

Pablo Iglesias e Irene Montero tendrán escolta 24 horas pagada por todos los españoles

"Las órdenes, directrices y trato dispensado por ésta a la trabajadora”, comenzaron a “exceder con mucho de las normales” para las que había sido contratada, reza la demanda.

Los encargos de Montero, lejos de respetar “los derechos básicos y condiciones” mínimas que “deben regir una relación laboral”, se producían “no sólo” por encima “de la jornada legal, horario y turno asignados” a la misma en su contrato sino a horas intempestivas.

El curriculum de Irene Montero: ¿de qué ha trabajado la señora de Pablo Iglesias?

La trabajadora denuncia cómo además de por razones profesionales, también “por cuestiones personales, se impidió su descanso obligatorio entre jornada y jornada”. Los caprichos de la portavoza de Podemos en el Congreso provocaron que se solo pudiera dormir “cuatro horas” ya que era obligada a hacerle de chófer en "viajes personales de larga distancia".

En vista del “constante exceso de jornada realizado, que nunca fue abonado” y “la multitud de horas realizadas en horario nocturno” que tampoco cobró, la trabajadora al final se rebotó y se negó a “llevar a cabo las órdenes” proporcionadas por Montero y le pidió, sin éxito, que regularizase su situación profesional según el Convenio Colectivo.

“Las gestiones y quejas realizadas por la trabajadora, en orden a solventar esa situación” y las exigencias de “respeto de sus derechos laborales básicos y de su dignidad” no sólo no fueron atendidas, si no que la situación empeoró hasta que fue reasignada y posteriormente despedida “bajo motivaciones sin concreción alguna, ambiguas, indeterminadas y en absoluto objetivas”. Comunismo del bueno.

Pablo Iglesias le sube el sueldo a Irene Montero: cobrará 7.049,58 euros al mes


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.