Carlos García Juliá, condenado por la 'matanza de Atocha', saldrá en libertad el 20N

garcia julia

Carlos García Juliá, condenado a 193 años de prisión como uno de los autores de la ‘matanza de Atocha’, saldrá definitivamente en libertad el próximo 20 de noviembre de 2020. Habrá cumplido 10.663 días, 29 años y 2 meses de cárcel, persecución y exilio.

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha estimado la petición para rebajar su pena pendiente, que la Audiencia Nacional calculó inicilamente en 3.855 días y que no hubiera cumplido hasta el verano del año 2030.

Su defensa se opuso a la liquidación efectuada por el Tribunal, consiguiendo trasladar la competencia de la ejecutoria a la Audiencia Provincial de Ciudad Real, que ha estimado el recurso de García Juliá, computando los cinco años que pasó en libertad vigilada condicional entre 1991 y 1996, así como las numerosas redenciones de condena -ordinarias y extraordinarias- que ya tenía reconocidas de manera firme por los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria, sumados a los 429 días que estuvo en prisión preventiva en Brasil a la espera de extradición a España.

García Juliá fue condenado junto a Francisco Albaladejo, José Fernández Cerrá y Leocadio Jiménez Caravaca por la conocida como ‘matanza de Atocha’, cometido la noche del 24 de enero de 1977, en la que murieron cinco abogados vinculados con el Partido Comunista de España (PCE) y Comunisiones Obreras (CC.OO). Marcó un punto de inflexión en el período de la Transición Española, y son muchas las voces que la han vinculado como un movimiento de los servicios secretos para conseguir blanquear la legitimidad y legalización a ojos de la opinión pública del histórico PCE de Santiago Carrillo.

Los abogados laboralistas asesinados fueron Enrique Valdelvira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz y Francisco Javier Sauquillo. También mataron al estudiante de derecho Serafín Holgado y al administrativo Ángel Rodríguez Leal. Además, en el atentado fueron gravemente heridos Miguel Sarabia Gil, Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell, Luis Ramos Pardo y Lola González Ruiz. Manuela Carmena, que décadas más tarde se convertiría en alcaldesa de Madrid, salvó la vida tras abadonar el despacho minutos antes del asalto.

García Juliá se fugó de España en 1994 aprovechando un permiso penitenciario, tras cumplir 14 de los 193 años de su condena.

El 6 de diciembre de 2018, 24 años después. Pedro Sánchez anunció a bombo y platillo que había sido localizado por la policía de Brasil y su detención en un barrio de la capital Sao Paulo, en otra operación de propaganda ideológica, que el Gobierno quiso vender como un gran éxito de la “democracia”. Se puso en marcha todo el proceso de extradición, que le ha acabado costando a las arcas públicas del Estado más de 50.000 euros públicos.

La izquierda y sus tentáculos mediáticos, los mismos que intentan justificar y blanquear hasta la saciedad la puesta en libertad y la conmuntación de penas de los asesinos de ETA, con el manido argumento que se deben cerrar viejas heridas, vomita ahora sus bilis contra García Juliá, para intentar presionar a la Justicia, que ha cumplido más de tres décadas de cárcel, exilio y condena. Saldrá de la cárcel un día antes del 20N. Curiosa paradoja del destino.

carlos garcia julia libertad


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.