Zapatero se hace venezolano

El Grupo de Puebla (GP), que reúne a dirigentes izquierdistas y populistas de América Latina, ha mostrado en un comunicado su "profunda preocupación por el reciente curso de los acontecimientos en Ucrania". Una especie de declaración salomónica en la que de forma "cordial" pide a Rusia, EEUU y la Unión Europea que abandonen "la vía de la intervención militar" y también las "sanciones económicas unilaterales" contra Moscú.

images/banners/la-flamenca-de-borgona-toalla.jpg

Como si de tratase de un conflicto cualquiera, el GP hace un llamado a "evitar la guerra en Ucrania" e invita a los protagonistas a "trasladar esta disputa por el equilibrio geoestratégico militar entre Europa y Asia a escenarios multilaterales institucionales". El GP está compuesto por 53 dirigentes de 16 países, entre ellos la ministra Irene Montero, la diputada socialista Adriana Lastra y el ex jefe de gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, uno de los principales defensores en su interior de las tres dictaduras latinoamericanas.

El GP usa conceptos parecidos a los que se exhiben en las últimas horas en Caracas, donde tanto Nicolás Maduro como su vicepresidenta, Delcy Rodríguez, han retirado el apoyo irrestricto a Vladimir Putin, "el gran líder de la Humanidad". "Venezuela rechaza el agravamiento de la crisis en Ucrania producto del quebrantamiento de los acuerdos de Minsk por parte de la OTAN", destacó el hijo de Chávez, quien previamente había insistido en que "se han concentrado en una guerra brutal contra Rusia y contra Putin, esas acciones de irrespeto vienen del imperialismo".

De momento, ni Caracas ni Managua, que reconocieron en su día a Abjasia y a Osetia del Sur, han hecho lo mismo con Donetsk y Lugansk.

Precisamente a la capital nicaragüense ha llegado en las últimas horas una delegación de alto nivel de Rusia, comandada por el presidente de la Duma Estatal, Viacheslav Volodin. Los mandatarios rusos procedían a su vez de La Habana, donde fueron recibidos con boato revolucionario por las autoridades castristas. "Cuba y Rusia: dos pueblos más cerca que defienden la paz", tituló en su primera página el diario Granma, boletín oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC).

"Por ahora prevalece la cautela en respuesta a la invasión de Rusia a Ucrania. Retórica solidaria con Putin pero sin medidas diplomáticas. Díaz-Canel, Maduro y Ortega apuestan a que su discurso de apoyo a Putin no tenga costos y sí beneficios con Rusia. Pero en EEUU le están haciendo seguimiento. El canal del Estado en Venezuela adopta la narrativa de que la invasión es para desnazificar a Ucrania", resumió el internacionalista Mariano de Alba.

Frente a la complicidad de sus aliados, el líder de la izquierda progresista continental, el chileno Gabriel Boric, fue contundente: "Rusia ha optado por la guerra para resolver conflictos. Desde Chile condenamos la invasión a Ucrania, la violación de su soberanía y el uso ilegítimo de la fuerza. Nuestra solidaridad estará con las víctimas y nuestros humildes esfuerzos con la paz".

images/banners/la-flamenca-de-borgona-banador-espana.jpg

El chavismo, que define como "cobarde" a la izquierda que ha roto filas para separarse de las tres dictaduras y la violación reiterada de los derechos humanos, aprovechó la coyuntura para descalificar con las mismas palabras a quienes se han opuesto a la invasión rusa desde la región.

Zapatero el b0rder line: 'Hay que poner a Estados Unidos en una situación imposible'

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

images/banners/juntos-por-espana.jpg