Mundo

¡Ya están aquí! Londres tendrá su primer alcalde musulmán

alcalde-londres-musulman

"Radical". "Extremista". "Peligroso"... Sadiq Khan, el laborista que puede convertirse en el primer alcalde musulmán de Londres, sigue encajando los dardos envenenados de los conservadores, empeñados en añadirle ahora el estigma de "antisemita" y todos los adjetivos que se puedan usar como arma arrojadiza de aquí a las elecciones locales del 5 de mayo.

"Los londinenses van a convertirse en ratas de laboratorio de un gigantesco experimento", puede leerse en una carta dirigida por el mismísimo David Cameron a miles de votantes en la capital británica. La advertencia la ha llevado incluso al Parlamento, así le llaman "racista": "Y tengo que decir que estoy muy preocupado por el candidato a la alcaldía laborista, que ha aparecido una y otra vez junto a un imam, Sulaiman Gani, que apoya al Estado Islámico".

La campaña del candidato "tory", Zac Goldsmith, ha dejado de lado los grandes problemas de Londres -la falta de vivienda, la carestía de la vida, la mala calidad del aire- para volcarse casi exclusivamente en los supuestos vínculos de su rival con una larga lista de extremistas: de Yasser al-Siri (sentenciado a muerte en Egipto por asesinato) a Yusuf al-Qaradawi (asociado a los Hermanos Musulmanes).

El voto musulmán, decisivo

Sadiq Khan, 45 años, nacido al sur de Támesis e hijo de un conductor de autobús pakistaní, asegura que lleva toda su vida "combatiendo el extremismo". Su contacto con algunos de los nombres que le están cayendo encima se remonta -o eso dice- a su época como abogado, cuando tuvo que defender casos de abusos policiales o de privación de derechos humanos.

Los londinenses están con él en esta lucha desigual del David humilde y musulmán contra el Goliath aristócrata, que está además decepcionando a la parroquia blanca con su campaña sucia. Las encuestas dan Sadiq Khan una ventaja de 15 a 20 puntos sobre Zac Goldsmith a falta de cinco días para la cita con las urnas.

"Sadiq ha tenido la virtud de romper las barreras raciales e implicar políticamente a nuestra comunidad", asegura la estudiante Amirah Jaffer, 23 años, que decidió hacerse laborista hace dos semanas y participa por primera vez en el "puerta a puerta", apelando a la comunidad de Banglasdesh en el barrio de Camden.

"Lo importante no es que tengamos un alcalde musulmán, sino que sea un alcalde para todos", advierte Amirah, de campaña con su hiyab.

El número de musulmanes supera en Londres el millón y llega al 12% de la población. Su voto será decisivo para elegir al insólito sucesor de Boris Johnson. El propio Sadiq Khan ha recordado en campaña que su objetivo es proteger la ciudad contra el terrorismo y "prevenir la radicalización". 

Un eurófilo contra un euroescéptico

Los dos rivales están también en las antípodas con relación a Europa. Sadiq Khan interpreta el papel del eurófilo, convencido de que Londres tiene el deber moral, cultural y económico de seguir siendo la encrucijada del viejo continente.

Zac Goldsmith, hijo de Sir James Goldsmith, fundador del extinto Partido del Referéndum, es euroescéptico por herencia."Si Zac Goldsmith se sale con la suya, el medio millón de europeos que viven en Londres se enfrentan a una gran incertidumbre y a la tesitura de tenerse que marchar", ha advertido Sadiq Khan, en un guiño a esa porción de londinenses adoptivos (incluidos más de 30.000 españoles) que podrá votar en las elecciones municipales pero no en el referéndum del 23-J.

>>>>>  'Toda Europa será musulmana: nosotros tenemos muchos hijos y ellos prefieren tener un perro o un pez'

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.