[VÍDEO] ¿Qué pasa cuándo maltratan a un hombre en plena calle?

 maltrato-hombres

La violencia doméstica es una lacra que afecta diaramente a la sociedad. Sin embargo, diversos experimentos sociales han demostrado que reaccionamos de manera muy diferente cuando una mujer confiesa que ha sufrido malos tratos a cuando lo hace un hombre.

Desde 2014, un vídeo viral que se ha difundido por todas las redes sociales da buena cuenta de ello. La idea surgió en el Reino Unido y la campaña se llamó 'Violencia es violencia'.

Según datos oficiales de la Office for National Stadistics, el 40% de los casos de violencia doméstica lo sufren los hombres. Sin embargo, es un hecho que está mucho menos mediatizado.

En el vídeo se puede ver en la primera escena como el actor agrede a la actriz que interpreta a su supuesta pareja. Inmediatamente acuden varias personas a separarle y a reprobar su conducta. Segundos después, se puede ver el mismo experimento a la inversa: la pareja de actores hace lo contrario. En esta ocasión es la mujer la que agrede violentamente al actor. Pero la reacción de la gente es muy diferente. En lugar de acercarse a intentar poner paz y reprobar la conducta de la chica, como hicieron en el primer vídeo, los espectadores se ríen y no hacen absolutamente nada para evitarlo.

Este es solo uno de las decenas de casos similares que circulan por las redes sociales y que se pueden ver haciendo una simple búsqueda por las plataformas de vídeo.

Otro episodio sorprendente que también se hizo viral, lo protagonizó un joven británico, que confesó en un programa de televisión que sufrió malos tratos por parte de su novia.

El chico narró muy afectado cómo después de una discusión con su pareja, tuvo que salir corriendo para evitar la agresión y terminó en el hospital, porque sufrió lesiones en el brazo y la espalda. Sorprendentemente, el público comenzó a reír tras esa desgarradora confesión. Algo que no gustó nada al presentador Jeremy Kyle. Su reacción dio la vuelta al mundo.

"Puedo deciros porqué no es gracioso. No quiero ofender a nadie en el público, porque aprecio que estéis aquí, pero os voy a decir por qué creo que no deberíais reíros. Si esto fuera al revés, y si una mujer estuviera allí sentada y un hombre la hubiera encerrado en el piso y se hubiera visto obligada a saltar y a hacerse daño, no os estaríais riendo. Estaríais diciendo que es una pesadilla, que él debería estar en la cárcel y que es una desgracia. Pero da la casualidad de que, al ser un hombre, es gracioso. No es gracioso, no es gracioso ¿verdad?"

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.