Tres bancos ingleses decretan un 'corralito' por miedo al Brexit

cola-banco

Primero fue Standard Life, que anoche decidió bloquear uno de sus mayores fondos ante las masivas peticiones de retirada de dinero y con el fin de "proteger los intereses de todos los inversores".

Y hoy ha sido el turno de Aviva y de M&G, que ante la falta de liquidez que sufren por las elevadas peticiones de reembolso han suspendido la negociación de uno de sus respectivos fondos.

En todos los casos, el detonante de esta suerte de corralito se encuentra en el pánico que entre los inversores ha desatado la decisión de Reino Unido de romper su relación con la Unión Europea.

Esta situación, además, esta afectando especialmente al 'ladrillo', que es precisamente el sector en el que estos tres vehículos invierten.

Especialmente notable es la decisión de M&G, cuyo fondo bloqueado asciende a 4.400 millones de libras, unos 5.700 millones de euros. La gestora, que tiene una importante presencia en España, ha dejado claro que este fondo sólo se comercializa entre inversores británicos y explica que "las peticiones de reembolso de los inversores han aumentado notablemente debido a los altos niveles de incertidumbre en el mercado inmobiliario comercial de Reino Unido tras el resultado del referéndum Unión Europea".

Aviva, por su parte, es la gestora de activos de la aseguradora del mismo nombre y uno de los mayores grupos aseguradores de Reino Unido. Tiene, además, intereses en Europa, Asia y Canadá y el fondo que ha bloqueado asciende a 2.400 millones de euros.

Algo más pequeño es el de Standard Life, que asciende a 1.800 millones aunque esta cifra ya le hace ser uno de los fondos inmobiliarios de mayor tamaño en Reino Unido.

Miedo al contagio en Europa: jornada negativa en los mercados

Con estas históricas decisiones, las gestoras tratan de evitar que, por ejemplo, las masivas peticiones de liquidez les obliguen a priorizar a unos clientes sobre otros.

Además, en todos los casos la suspensión de entradas y salidas son temporales. Pero aún así, no deja de ser significativo que estas actuaciones tengan lugar al mismo tiempo que Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, ha advertido de que se "han empezado a manifestar" riesgos para la estabilidad financiera.

Por ello, el Bank of England ha relajado las exigencias de capital sobre la banca, medida que permitirá liberar hasta 180.000 millones de euros para préstamos.

Sin embargo, la medida ha resultado totalmente insuficiente para frenar la fuerte devaluación que acumula la libra, que ya está en 1,30 dólares tras depreciarse más de un 12% en las últimas ocho sesiones y sigue ahondando en su mínimos de 1985.

Esto, sumado al desplome del petróleo ante los temores generados por el propio Brexit, así como a los graves problemas que presenta la banca italiana, ha vuelto a provocar una jornada de ventas que en el Ibex 35 ha desembocado en una caída de más del 2%.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.