Mundo

'The New York Times' publica una guía sobre '¿cómo criar a un hijo feminista?'

nino-gay

Los medios de comunicación se han convertido, a fuerza de presiones políticas y a golpe de subvención, en el mejor alido para difundir a dispersión la nueva ideología de género, uno de los dogmas de fe incuestionables de la sociedad occidental del siglo XXI.

Esta semana, el gigante norteamericano 'The New York Times' publicaba en sus páginas un extenso y pormenorizado artículo sobre 'Cómo criar a un hijo feminista'. Tal cual. ¿Qué pasaría si fuera al revés?

Stradivarius saca una camiseta feminista: ¿qué pasaría si fuera al revés? https://t.co/mbfGvg91ue #Feminismo pic.twitter.com/DTEeBweN92

— MEDITERRÁNEO DIGITAL (@MediterraneoDGT) 30 de mayo de 2017

La periodista Claire Cain Miller ha contado con la colaboración de una serie de reconocidos 'especialistas de género' para adoctrinar a los padres en la crianza "correcta y progresiva" de los niños. Los adalides de la libertad y la tolerancia nos dicen hasta como tenemos que educar... a nuestros propios hijos.

Hay que animar a los chicos, por ejemplo, a intentar actividades "como probarse ropa". Y leerles cuentos sobre niñas. Y animarles a que jueguen con chicas para así evitar que las vean "sólo como objetos sexuales".

Una feminazi denuncia que 'los niños de 4 años ya empiezan a tocar el culo a las niñas como muestra de poder' https://t.co/xbxyciSwV0 pic.twitter.com/M0HObkAlk0

— MEDITERRÁNEO DIGITAL (@MediterraneoDGT) 5 de junio de 2017

'The New York Times' denuncia lo que denomina "roles de género", las "princesas color rosa" para ellas y "camiones azules" para ellos. Serían los intereses de los niños los que acaban por alinearse a eso y no al revés. "Los especialistas en neurociencia dicen que los niños no nacen con esas preferencias". Hasta mediados del siglo XX, explica, el rosa era el color para los niños y el azul para las niñas.

Este establecimiento de roles de género "artificiales" tendría "efectos a largo plazo en las brechas de género en términos académicos, así como en el desarrollo de habilidades espaciales y sociales". Así, habría que animar a los niños a que sigan sus intereses, "ya sean tradicionales o no" y que "no estén limitados". Hay que animar a los chicos, por ejemplo, a intentar actividades "como probarse ropa".

#Exclusiva El Estado subvenciona con 77.277 euros a una activista feminista que está a favor de la pedofilia https://t.co/xbeKgpCp0b pic.twitter.com/o089YMzQsW

— MEDITERRÁNEO DIGITAL (@MediterraneoDGT) 21 de mayo de 2017

Y si un niño recibe insultos o es estigmatizado por sus compañeros por jugar con juguetes considerados para niños, la periodista recomienda una batería de respuestas que podría usar cuando le acusen de ser una "niña": "No es cierto, cualquiera puede jugar con collares", o "No soy niña, pero ¿crees que realmente son peores que los niños?".

Es necesario enseñar a los hijos (chicos) "a cocinar, limpiar y cuidarse: a ser igual de competentes en la casa que como esperamos que lo sean nuestras hijas en una oficina", del mismo modo que resulta capital leerle al niño "historias sobre mujeres y niñas", pero no de niñas que necesitan ser salvadas ni de niños que salvan el mundo sino de "historias que rompan el molde".

Podemos y las feministas denuncian a los #Playmobil por 'machistas' https://t.co/VYWVxTmaXU #Feminismo pic.twitter.com/noPs5GKrgC

— MEDITERRÁNEO DIGITAL (@MediterraneoDGT) 17 de mayo de 2017

La periodista denuncia que aún son las mujeres las que "cuidan más a otros —los niños y los ancianos— y se encargan de las tareas de la casa", algo que urge cambiar. ¿Cómo? "Pídele ayuda a tu hijo para hacerle sopa a un amigo enfermo o para visitar a un pariente hospitalizado. Hazlo responsable de cuidar a las mascotas y hermanos menores. Anímalo a cuidar niños, a ser entrenador o tutor". El objetivo es cambiar, desde pequeños, los "roles de género": "Si la mamá cocina y limpia la casa, y el papá corta el césped y sale de la casa a menudo, eso se aprende".

El texto se refiere a una investigación según la cual si los niños se relacionan con niños "refuerzan los estereotipos de género", es por ello que hay que procurar que los niños jueguen con niñas puesto que así "aprenden a comunicarse y solucionar problemas de mejor manera" y es "menos probable que los niños con amigas consideren a las mujeres como solo conquistas sexuales".

¿Por qué las feministas son más feas que las mujeres normales? https://t.co/T8euTHSwGt #Feminazis pic.twitter.com/OwUWoRxd2m

— MEDITERRÁNEO DIGITAL (@MediterraneoDGT) 24 de enero de 2017

Era previsible: hay que evitar usar la palabra "niña" cuando alguien lanza la pelota o corre como una niña, y lo mismo vale para "las bromas sexistas". Lo contrario sería inculcar "los roles de género tradicionales en los hijos".

Sin embargo, el artículo también dice que hay que evitar las diferencias verbales: un estudio halló que cuando los maestros de preescolar decían "niños y niñas" en lugar de "niños", los alumnos tenían "más creencias estereotípicas sobre los roles de las mujeres y los hombres, y pasaban menos tiempo jugando unos con otras".

El texto del 'New York Times' todavía ofrece una sorpresa más, y es que reconoce que habría que animar a niños y niñas a que "jueguen a las luchitas, hagan bromas, vean deportes, trepen árboles o hagan fogatas". Y pone el ejemplo del reino animal, donde "todos los mamíferos machos participan en juegos bruscos".

Feministas denuncian que 'la erección es machista' https://t.co/0tw01IjOEW #Feminismo pic.twitter.com/NHgN8qWOUT

— MEDITERRÁNEO DIGITAL (@MediterraneoDGT) 8 de junio de 2017

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.