¡Se acabó el buenismo! 'Todo el que grite 'Alá es grande' será abatido'

 plaza-san-marco

Una semana después de los atentados en Barcelona y Cambrils, el alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, ha dicho basta: en una conferencia en Rimini, ha asegurado que cualquier persona que grite "Allahu Akbar" (Alá es grande) en la popular Plaza de San Marcos será abatido "inmediatamente", según recoge la prensa local.

Comparó la situación de su ciudad con la Ciudad Condal: según dijo, en contraposición con la capital catalana, en Venecia mantienen "la guardia en alto". "Los enviaremos directos con Alá antes" dijo el alcalde, que insistió en que habían "aumentado las defensas" y que si alguien corría por la plaza gritando la frase, en "tres pasos" sería abatido.

Avisó también de que "el buenismo se acabó": "Si me amenazas, yo me defiendo; en Venecia nos defendemos", afirmó. 

Como era de esperar, la medida ha desatado una catarata de indignación entre la izquierda política y mediática italiana, que ha pedido la "dimisión inmediata" del primer edil por unas palabras "que nos llevan a la época más negra de nuestra historia".

Seguramente, es mucho mejor que nos maten a todos. Eso, o convencemos a los terroristas... con amor y besos. Todo es posible.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.