Mundo

Puigemont afirma que el Rey Felipe VI solo será bienvenido a Cataluña si le pide perdón

puigdemont-bruselas-mitin

El candidato de JxCat a la Presidencia de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha pronunciado este domingo sobre la decisión de Ada Colau, secundada luego por Roger Torrent, de negarse a recibir al Rey en el Mobile World Congress (MWC). "El Rey Felipe VI será bienvenido a la República de Cataluña como máxima autoridad de España cuando pida perdón por su papel inconstitucional el pasado mes de octubre", ha tuiteado el expresidente catalán en alusión al discurso de Don Felipe del pasado 3 de octubre, dos días después de la celebración del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional.

Según publica en su crónica el diario El País, el Rey presidirá a las siete y media de la tarde este domingo la cena oficial de inauguración del MWC, en la que será su primera visita a Cataluña después del discurso. El congreso anual de telefonía móvil es una cita fija en la agenda de Felipe VI, pero este año se celebra sin que se haya formado Govern en Cataluña tras las elecciones de diciembre y en plena aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Ni el Ayuntamiento de Barcelona, ni el presidente del Parlament, ni la Generalitat participarán en los saludos protocolarios al Rey que preceden a la cena oficial y a la inauguración del Mobile. Las tres instituciones expresan así su rechazo al papel del Monarca tras el referéndum. La alcaldesa sí asistirá al resto de actos, mientras que un representante de la Generalitat solo irá a la inauguración.

"Debo ser responsable delante de las miles de personas que sufrieron cargas durísimas y arbitrarias el 1-O. Ante estos hechos tan graves, la figura del Rey debería haberse mantenido neutral y haber llamado al diálogo, pero se posicionó con las tesis más duras y represivas mostrando cero empatía ante esta vulneración de derechos", argumentó ayer Colau, tras comunicar a la Casa del Rey que no participaría en el saludo protocolario a Felipe VI. La alcaldesa también criticó "el encarcelamiento de los líderes sociales y políticos".

El protocolo real exige que antes de los eventos donde asiste el Rey las autoridades salgan a recibirle. Es la llamada línea de recepción. El Ayuntamiento aclaró que la alcaldesa no participará en el saludo de esta noche —antes de la cena en el Palau de la Música—, ni en el de mañana —en el Recinto de Fira Barcelona. Colau, sin embargo, sí asistirá a la cena y también irá a la inauguración. "Velaré siempre por el respeto institucional, pero una cosa es el respeto institucional y otra es la pleitesía", alegó Colau. Es la primera vez que el Rey visita Cataluña tras el 1-O.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, seguirá la misma fórmula que Colau. La segunda autoridad de Cataluña en ausencia del presidente de la Generalitat asistirá a la cena, pero no saldrá a recibir al Rey y saludarle.

Otros representantes políticos han anunciado que no asistirán a la cena como protesta, como es el caso del secretario de Telecomunicaciones de la Generalitat, Jordi Puigneró; el de Empresa y Conocimiento, Pau Villòria; y el de Empresa y Competitividad, Joan Aregio, así como el líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch.

La última vez que el Rey viajó a Cataluña fue el pasado agosto, para participar en la manifestación de repulsa por los atentados de Barcelona y Cambrils y visitar a los heridos. Tanto el Rey como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fueron recibidos con pitidos y gritos en esa marcha de protesta, en un momento en el que el proceso independentista empezaba a tomar velocidad de cara al referéndum.

Felipe VI vuelve a Barcelona después de haber mantenido una postura firme en defensa de la legalidad y la Constitución tras el referéndum. Dos días después de la consulta, el Rey transmitió su primer mensaje extraordinario a los españoles, un discurso en el que acusó al Govern de haber incurrido en una "lealtad inadmisible". "Ante esta situación de extrema gravedad", dijo el Rey en su mensaje televisado, "es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones".ç

El Rey volvió a aludir a Cataluña en su mensaje de Navidad, días después de las elecciones del 21-D, y llamó a los diputados electos a emprender un camino que no lleve "de nuevo al enfrentamiento o a la exclusión", sino a recuperar "la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.