Puigdemont intenta entrar por videoconferencia al juicio del 'procés' y Marchena lo manda al garete

puigdemont videoconferencia

Estas cosas, solo pueden suceder en el mundo ideal de los independentistas, donde solo se sintoniza TV3Catalunya Ràdio, y en el que gobiernan a sus anchas la imaginaria República Catalana.

En los últimos días, se había disparado la indignación entre los líderes políticos y mediáticos del separatismo porque Carles Puigdemont, expresident de la Generalitat, no podía declarar como testigo, vía videoconferencia, en el juicio del 'procés'. 

Recordemos que está acusado de rebelión y sedición, le piden 25 años de cárcel y vive fugado de la justicia y escondido en Bélgica como un cobarde. 

Cuando se le ha planteado la cuestión al magistrado Manuel Marchena, presidente de la mesa del Tribunal Supremo que juzga la causa del referéndum del 1 de octubre, no ha podido ser más claro.

"El procedimiento penal español no permite ser acusado por la mañana y testigo por la tarde". "Seamos serios, en un proceso penal no se puede cambiar el formato con que uno declara", ha zanjado.

La comparecencia como testigo y por videoconferencia de Puigdemont, que también está procesado en esta causa aunque no acusado, al estar en rebeldía, había sido solicitada por varias de las defensas.

Sin embargo, el tribunal lo ha rechazado de plano. Marchena, que no ha dedicado mucho tiempo a explicar sus motivos, se ha limitado a subrayar que los magistrados están "convencidos de que la trayectoria profesional de todos los letrados les permite conocer la respuesta". Si quiere declarar, que venga.

En Cataluña, ya tienen para llenar tres telediarios y 14 tertulias políticas. Seguro que de esto, la culpa también es de Franco. ¡Maldito fascismo español!


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.