Puigdemont, desde Bruselas, afirma que sigue siendo 'el president de la Generalitat'

puigdemont-bruselas

Carles Puigdemont ha desvelado en una multitudinaria comparecencia la incógnita de su viaje en secreto a Bélgica: el expresidente de la Generalitat no piensa solicitar asilo político, sino que se ha desplazado a Bruselas para contribuir a la internacionalización del 'procés'. "No estoy aquí para pedir asilo político, estamos aquí para actuar con libertad y seguridad".

Y en rueda de prensa ante más de 200 periodistas españoles y extranjeros, Puigdemont ha aceptado el "reto" de concurrir a las elecciones del 21-D, impuestas por Mariano Rajoy, pero ha exigido al "bloque del 155", en referencia al PP, el PSOE y Ciudadanos, que "respeten el resultado" si hay una mayoría independentista. "Nosotros lo respetaremos", se ha comprometido.

"No estoy en Bélgica para pedir asilo político, sino porque aquí puede actuar con más libertad y seguridad", ha dejado claro el 'expresident', que sí ha advertido de que permanecerá durante un tiempo en la capital comunitaria para denunciar el "grave déficit democrático de España" y "hacer evidente el problema catalán en el corazón de Europa". Por eso ha reclamado por enésima vez a la UE que deje de mirar hacia otro lado y "reaccione" para intentar cambiar la actitud del Gobierno de España.

Según Puigdemont, el plan del "Govern legítimo de Cataluña" consiste en que una parte de los 'consellers' depuestos sigan con su actividad en Cataluña para impedir la "demolición del autogobierno", mientras que otra parte del cesado Ejecutivo se mantenga en Bruselas para denunciar la "persecución del Gobierno y la justicia española". "No obligaremos a los funcionarios a tomar partido, aunque ello suponga ralentizar el despliegue de la república".

El 'expresident' ha justificado sus últimas decisiones en aras de la "prudencia" y la "seguridad" de los catalanes y para evitar que puedan desatarse actos de "violencia", a pesar de la "extrema agresividad" del Estado mediante una querella que "persigue ideas y personas, no delitos". "Nunca hemos abandonado a los catalanes, seguiremos con nuestro trabajo y denunciaremos que es una querella política", ha apostillado. En todo caso, ha dejado claro de que "no escapará a la justicia" cuando se le cite a declarar desde los Tribunales.

Carles Puigdemont, ha asegurado que no escapará de la acción de la justicia pero ha añadido que no volverá a España hasta que tenga lo que ha llamado "unas garantías" que, según ha indicado, de momento, no se dan. "Si tenemos la garantía inmediata de un tratamiento justo, si nos garantizan un juicio justo, independiente y con separación de poderes, volveríamos de forma inmediata", ha añadido. Uno de los motivos que ha alegado para justificar su refugio en Bruselas es la decisión del Ministerio del Interior de retirar la seguridad a los exmiembros de su gobierno.

A los cinco consejeros que se encontraban desde ayer lunes con Puigdemont en BruselasJoaquim Forn (PDeCAT), Meritxell Borràs (PDeCAT), Antoni Comín (independiente), Dolors Bassa (ERC) y Meritxell Serret (ERC)— se han unido el exconsejero de Cultura, Lluís Puig, y la de Educación, Clara Ponsatí.

Puigdemont ha explicado que el viernes por la tarde, después de tener una serie de datos de una "ofensiva" del Gobierno español y una querella del fiscal presentada ayer, el Govern acordó que "priorizaría la prudencia, la seguridad y la negociación".

Bélgica empieza a reaccionar a la inesperada visita del expresidente catalán, Carles Puigdemont. Y no precisamente a su favor: el viceprimer ministro belga, Kris Peeters, no ve con buenos ojos la visita del presidente catalán a Bruselas: "No quiero prejuzgar nada. Pero cuando uno declara la independencia, es mejor quedarse cerca de su pueblo", ha manifestado en la cadena belga Radio 1. "Tenemos que esperar su declaración y tener la cabeza fría. Las próximas horas y días aportarán luz", ha aseverado.

Puigdemont no tiene intención de esconderse en Bélgica y no ha decidido si solicitará o no asilo, según ha manifestado su abogado Paul Bekaert, conocido por defender a etarras en el pasado. "No ha huido de Barcelona", ha asegurado Bekaert a la radio flamenca Radio 1; "tiene todo el derecho" a estar en Bélgica porque "no hay nada contra él". De momento.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.