El Gobierno pactó entregar el Sáhara a Marruecos a cambio de la soberanía española de Canarias, Ceuta y Melilla

El histórico giro de España en el reconocimiento del plan de Marruecos respecto a la autonomía del Sáhara Occidental ha abierto una nueva grieta en el Gobierno de coalición y ha despertado las críticas del primer partido de la oposición. Si el pasado sábado era Alberto Núñez Feijóo el que censuraba la "soberbia" de Pedro Sánchez al tomar una decisión de tal trascendencia sin "consultar" al Congreso ni informar a la opinión pública, este lunes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha cargado contra el jefe del Ejecutivo por poner en riesgo la "soberanía de Ceuta, Melilla y Canarias" que "reside en el pueblo español" por la sorpresiva rectificación del Gobierno en su posición sobre el Sáhara.

La dirigente madrileña, que de nuevo se alza como una de las voces más críticas del PP contra Sánchez, ha exigido la "dimisión en bloque" de todo el Ejecutivo no solo por este asunto, sino por el creciente malestar social que ha desembocado en manifestaciones multitudinarias por todo el país, la última este domingo en la capital. "Marruecos no tiene ninguna razón histórica. La pregunta es ¿por qué Sánchez mete también a Canarias? ¿Qué están negociando a espaldas del Congreso y de España?", manifiestan fuentes del entorno de la madrileña, en relación con un tuit del ministro de Cultura, Miquel Iceta, en el que aclaraba que el "acuerdo" con Marruecos obligaba al país a "desistir" de Ceuta, Melilla y Canarias.

Por otra parte, en una entrevista para Antena 3, Ayuso ha reivindicado su posición respecto a las medidas "urgentes" que debería poner en marcha el Gobierno para paliar el desbocado incremento de los precios de los suministros, con el foco puesto en la rebaja —o supresión— de determinados tributos. La presidenta madrileña ha lamentado, además, que la izquierda haya "criminalizado" las "legítimas" reivindicaciones del campo, a los que califican de "fachas" o de "señoritos" para evitar escuchar su clamor. En este punto, Ayuso ha acusado al Gobierno de Sánchez de intentar "boicotear" su intento de acoger refugiados ucranianos en el Hospital Isabel Zendal, y ha puesto el foco en exigir al Ejecutivo una hoja de ruta para afrontar la "nueva ola" de migrantes que está por venir del este de Europa.

El cambio de postura del Ejecutivo español se conoció el pasado viernes, cuando Marruecos publicó una carta del presidente del Gobierno español a Mohamed VI en la que le indicó que España reconocía su solución de dar autonomía, siempre dentro de la soberanía marroquí, a la antigua provincia española como "la base más seria, realista y creíble" para resolver el eterno conflicto.

Sánchez, también subrayó en la misiva "los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos en el marco de las Naciones Unidas para encontrar una solución mutuamente aceptable".

Este cambio de postura ha provocado la llamada a consultas del embajador de Argelia en Madrid, Said Moussi, con efecto "inmediato" ante el "cambio repentino" y el Gobierno argelino se ha mostrado "muy sorprendido" por el apoyo de España al proyecto de autonomía de Marruecos para el Sáhara.

Esto a su vez ha sorprendido a Moncloa, que esperaba alguna reacción inicial, pero considera que la retirada del embajador es toda una declaración de intenciones.

España, de rodillas: Pedro Sánchez cede el Sáhara a Marruecos

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.