'Los terroristas obligaron al padre Jacques a arrodillarse, lo degollaron y lo grabaron en vídeo'

cura-normandia

La amenaza yihadista ha vuelto a sembrar hoy el pánico en Normandía (Francia). Un cura ha sido degollado en un ataque por dos hombres armados en una iglesia en la localidad francesa de Saint-Etienne-du-Rouvray, en la región de la Alta Normandía, cerca de Rouen. Un hecho que rápidamente fue reivindicado por el Estado Islámico.

Según pasan las horas se empiezan a conocer detalles aportados por los testigos e información sobre los detenidos.

Una religiosa presente esta mañana en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, a la hora de la misa matinal, y que escapó para avisar de lo que allí dentro estaba ocurriendo, ha declarado a Le Figaro: "Ellos entraron bruscamente. Tomaron el espacio. Hablaban árabe. Yo he visto un cuchillo. Me marché en el momento que ellos comenzaron a agredir al padre Jacques. Ni yo misma sé si se dieron cuenta de que me iba".

Los atacantes habrían forzado al cura asesinado a ponerse de rodillas antes de matarle y filmaron el asesinato, según la monja que consiguió escapar en declaraciones a Reuters y que ha sido identificada como hermana Danielle.

La hermana Danielle explicó, en un testimonio a la emisora de radio RMC, que los asesinos ordenaron agruparse a los cinco presentes y que no se detuvieron pese a que todos les imploraban que no siguieran adelante.

Los hombres forzaron al sacerdote Jacques Hamel, de 86 años, a arrodillarse, y cuando éste intentó defenderse "allí comenzó el drama", relató la monja. "Se grabaron en vídeo. Hicieron una especie de sermón en torno al altar en árabe. Fue horroroso", dijo Danielle, quien agregó que ella consiguió huir en el momento en que los hombres atacaron al sacerdote, tras lo cual pudo dar la alerta a una persona que circulaba en coche, publicó Efe."Yo no sé lo que nos han contado", pero ha ellos han gritado: "Vosotros los cristianos nos oprimís".

Uno de los terroristas, según ha informado Efe, estaba fichado y llevaba un brazalete electrónico para tenerlo controlado. La identidad del hombre todavía no ha sido confirmada, ni tampoco la de su compañero. Según ha informado una fuente judicial a la emisora France Info, tenía permiso para salir de casa de sus padres, donde residía, entre las 8.30 y las 12.30.

El terrorista, que falleció abatido a tiros por la policía, había sido encarcelado en prisión preventiva en 2015, cuando fue abortado en Turquía su intento de unirse al Estado Islámico en Siria. Sin embargo, en marzo de este año quedó libre, controlado desde entonces por el brazalete electrónico.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.