Mundo

Los independentistas prometieron que Cataluña iba a participar en el Festival de Eurovisión 2018

puigdemont pascal 

Era 15 de mayo de 2017. Al filo de la medianoche. Hace ahora justo un año. España entera estaba alborotada: las redes sociales ardían. Desde Kiev, la capital de Ucrania, desde donde se acababa de celebrar el Festival de Eurovisión, Manel Navarro, el representante español, acababa de soltar un gallo que pasaría a la posteridad como una de las actuaciones de nuestro país más bochornosas de todos los tiempos. 

Y entonces llegó ella. Marta Pascal. Coordinadora general del PDeCAT, la antigua Convergència, el partido de Pujol, Mas y Puigdemont. Con un mensaje que incendió Twitter. Para guardar en la retina. Y que ya no puede borrar. En MEDITERRÁNEO DIGITAL nos hemos guardado durante 12 meses la captura de pantalla: sabíamos que este momento iba a llegar.

“Este año Eurovisión está muy igualada ¿verdad? ¡El año que viene contará con un estado participante más, Cataluña!”.

marta pascal eurovision

Eran otros tiempos. Cuando los impulsores del ‘procés’ prometían referéndum para todos y aventuraban que el camino hacia la independencia iba a ser poco menos que un desfile militar. Los países de todo el mundo caerían rendidos ante los anhelos de libertad del pueblo catalán. La revolución de las sonrisas, decían, que se estudiaría en los libros y tratados de política universal.

Todo lo demás, ya lo conocemos de sobras. Han sido 365 días para guardar en las hemerotecas, en los que nuestro país ha vivido uno de los períodos más convulsos de toda su historia. Y ahí seguimos, en un capítulo para olvidar.

Eso sí, hay cosas que nunca cambian. Cataluña sigue siendo España. El ‘procés’ continúa instalado en una realidad paralela, su 'Matrix' particular. La República solo existe en el imaginario colectivo del independentismo catalán. Y en Eurovisión, este año, tampoco participan.

Pobre Marta. Se morirá siendo más española que el águila de San Juan. Seguro que eso también es culpa de Franco. Del fascismo. Y del 155. Un lacito amarillo por lo de Eurovisión, por favor. En 2018, más de uno, tendrá que seguir el Festival desde la cárcel. O escondido en un apartamento de Berlín

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.