Mundo

Financial Times: 'El referéndum de Cataluña no es legal'

financial-times

Era uno de los grandes anhelos del independentismo catalán: la llamada 'internalización' del procés. Llevar el debate separatista más allá de nuestras fronteras. Y aquí, también pierden.

La cabecera londinense Financial Times (FT), especializada en asuntos internacionales de finanzas y economía, y una de las referencias mediáticas del Govern de Puigdemont, ha tomado posición frente al referéndum catalán programado para el próximo 1 de octubre: "Cualquier proclamación de una Cataluña independiente carecería de legitimidad política", asevera el diario en sus páginas de opinión.

Para el FT los argumentos legales "favorecen a las autoridades centrales españolas" y si bien el conflicto político no está "estancado", ya que en 2015 los partidos independentistas lograron la mayoría parlamentaria, éstos no obtuvieron la mayoría de los votos, por lo que "no había base para acelerar el programa secesionista", considera el FT.

"El referéndum en Cataluña no tiene base para crear un Estado", titula el diario, y añade: "las negociaciones para mejorar el autogobierno son el camino a seguir".

A la hora de afianzar su postura, el editorial del FT tira de ejemplos de referéndums y declaraciones de independencia en otras democracias. En concreto, alude al caso de Quebec y Canadá (1995) y a la votación secesionista de Escocia en 2014. El periódico deja claro que en ambos casos el referéndum se celebró con el consentimiento del Gobierno central y dentro de lo que estipula la ley.

Se refiere también a los casos de los tres estados bálticos que entre 1990 y 1991 lograron separarse de la Unión Soviética: "Tenían todo el derecho de hacerlo porque Stalin les había robado su estado y su libertad en los años 40". Y sentencia: "Ninguna de estas condiciones se puede aplicar con respecto a Cataluña y España".

El camino a seguir, según el editorial del FT, pasa por abrir serias negociaciones sobre "una versión actualizada de la autonomía de Cataluña". Señalando, además, que el Estatut de 2006 sería un buen punto de partida.

El texto hace alusión a cómo en 1932, en la tensa época de la Segunda República previa a la guerra civil, el filósofo y ensayista español Ortega y Gasset definía la coyuntura catalana como un problema que "no se puede resolver, sólo se puede conllevar, y al decir esto, conste que significo con ello, no sólo que los demás españoles tenemos que conllevarnos con los catalanes, sino que los catalanes también tienen que conllevarse con los españoles".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.