Feministas piden que se prohíba hablar de Dios en masculino en la Universidad

femen-vaticano

La ideología feminista se encarama a la cúspide del absurdo. Sus huestes quieren feminizarlo todo y pretenden trepar tan alto que, ahora, han puesto a Dios en su punto de mira. La última ocurrencia ha salido, nada más y nada menos, que de las facultades de Teología de las facultades número 7 y 15 de los Estados Unidos de América.

Se trata de las universidades de Duke y de Vanderbilt, las cuales han impuesto, a sus profesores y alumnos, que no se refieran a Dios exclusivamente en masculino. La razón que ha motivado esta decisión es que fomenta el patriarcado machista.

En este sentido, la Universidad de Duke manifiesta que "referirse a Dios con un género neutro puede sonar torpe, pero esto se debe en gran medida al hecho de que estamos en un periodo de transición con respecto al uso de nuestro lenguaje y se requiere imaginación, paciencia y diligencia para usarlo de forma que enriquezca nuestra comprensión de Dios".

Un documento de la Universidad de Duke, publicado en 2015, establece las pautas para aludir al Altísimo. Un ejemplo de ello es la obligación de mencionar a Dios en masculino y femenino si se hace referencia a él en cualquiera de los géneros, de tal modo que la frase quede así: "Dios es el padre que da la bienvenida a su hijo, y también, es la mujer que busca la moneda perdida".

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.