Europa paga 140 millones de euros a Marruecos para que construya una frontera

valla

Desde la capital del reino de Mohamed VI lo llaman "cordón de seguridad". Y se financia con las ayudas que acordó a finales del año pasado la Comisión Europea, con un paquete de 140 millones de euros, más de 30 millones ya inyectados en el presupuesto marroquí, para que frenen la inmigración irregular hacia España. Y las primeras medidas de control ya se pueden ver en su lado de la valla fronteriza con Ceuta: una nueva alambrada con concertinas y dos fosos para impedir que los inmigrantes ni siquiera rocen una valla de seis metros que empezó a construir el Tercio de la Legión en 1995. 

Lo publica Lucas de la Cal en el diario El Mundo. Y aquí encontramos la explicación de por qué el viernes 18 de enero el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, anunció que en los próximos meses se retirarían las concertinas de las "zonas más vulnerables" de las vallas de Ceuta y Melilla. Una idea que ya anunció en junio y que no sentó muy bien en Rabat. Entonces el histórico idilio entre el país vecino y los socialistas se tambaleó, hasta que la presión de Pedro Sánchez en Bruselas hizo que Europa se comprometiera a llenar los bolsillos de Marruecos. Y entonces el reino decidió dejar de "levantar la mano" y frenar el flujo migratorio que salía hacia España. El año pasado pararon 89.000 intentos. Aunque 57.498 personas consiguieron arribar a las costas andaluzas por mar y 6.800 a través de Ceuta (1.979) y Melilla (4.821).

El ministro Marlaska anunció que su plan, con un presupuesto de 32.719.236 euros, era "modernizar" el sistema de protección de las fronteras de las dos ciudades autónomas. "La idea es hacer una valla más tecnificada, multiplicando las cámaras de alta resolución y añadiendo más cámaras térmicas, de reconocimiento facial y sensores de ruido y movimiento", explican fuentes de la Guardia Civil de Ceuta, a los que no les hace mucha gracia que vayan a quitar las concertinas y piden más medios y agentes. También se van a ampliar los carriles de la frontera del Tarajal y el Centro Operativo de Servicios (COS), situado en la aduana, desde donde los agentes monitorizan los 8,2 kilómetros de valla.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.