Mundo

¿Están las urnas del referéndum escondidas en las iglesias catalanas?

 curas-independentistas-cat

Esta semana, Monseñor Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, hizo un llamamiento al diálogo entre los golpistas y el Gobierno de Rajoy. Pidió que se evitasen decisiones y actuaciones "irreversibles y de graves consecuencias, que sitúen a las administraciones y partidos al margen de la práctica democrática".

"Para hacer posible este diálogo honesto y generoso, que salvaguarde los derechos comunes de siglos y los derechos de los pueblos que conforman el Estado, es necesario que tanto las autoridades de las administraciones públicas, como los partidos políticos y otras organizaciones, así como los ciudadanos eviten decisiones y actuaciones irreversibles y de graves consecuencias, que los sitúe al margen de la práctica democrática amparada por las legítimas leyes que garantizan nuestra convivencia pacífica, y originen fracturas familiares, sociales y eclesiales", leyó el máximo representante de la Comisión Episcopal Española, el cardenal y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez.

Una respuesta que muchos han calificado de "cobarde", sobre todo, teniendo en cuenta la actuación de los 300 curas independentistas catalanes. Los sacerdotes secesionistas fueron mucho más contundentes y se posicionaron a favor del referéndum ilegal que rompe con el Estado de Derecho, la principal garantía de la democracia española.

En lugar de reprochar la actuación de sus compañeros en Cataluña, que además han remitido una misiva al papa Francisco en la que le solicitan que medie entre el Gobierno y la Generalitat para permitir el referéndum, han preferido mostrarse tibios y llamar al diálogo.

Una actitud que no ha gustado a los católicos. De hecho, el periodista Federico Jiménez Losantos ha sido rotundo en su posicionamiento.

"No hay precedentes de tal colección de cobardes tan redomada, tan vil, tan miserable y tan abyecta como la que se ha congregado bajo el epígrafe de la Conferencia Episcopal Española que ha demostrado que ni es Conferencia, porque está al oído de lo que le digan los golpistas, ni Episcopal, porque abandona por completo a los fieles, y, por supuesto, no vuelvan a llamarse ustedes Española. Catalufa, en todo caso. Ustedes son la Conferencia Episcopal Emasculada."

Otro que también se ha mojado. Francisco Marhuenda, catalán de nacimiento, periodista, Director de La Razón y reconocido cristiano.

En una república catalana independiente la iglesia católica viviría tiempos difíciles, tal y como reconoció la CUP. No habría colegios católicos, se cobraría el IBI a las iglesias e incluso algunos edificios religiosos serían expropiados para convertirlos en economatos.

Por tanto, se antoja dificil de entender la posición de los curas independentistas, pero se entiende aún menos la tibieza y la falta de determinación de la Conferencia Episcopal Española.

¿Las urnas del referéndum están en las iglesias?

Por si esto fuera poco, existen rumores de que es posible que las urnas para el referéndum están escondidas en iglesias por todo el territorio catalán, y custodiadas por los propios sacerdotes.

Algo que no sería de extrañar teniendo en cuenta los guiños constantes que han hechos muchos religiosos al independentismo. Por ejemplo, la abadesa Anna María Camprubí ha afirmado que ella abrirá el monasterio de Santa María de Vallbona para que los ciudadanos puedan votar.

Paradójicamente, si se sufrió en algún lugar la persecución de la Iglesia y fue especialmente cruenta la secularización durante la IIª República y el estallido de la Guerra Civil, que se cobró 6.832 muertes de religiosos, fue sobretodo en Cataluña. Bajo la Generalitat de Lluís Companys la persecución contra el clero dejó un reguero de víctimas, violaciones y daños materiales, con la quema indiscrimianda y el saqueo de templos y conventos irreparable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.