Berlusconi defiende a Rusia: 'Putin solo quería cambiar a Zelenski por gente de bien'

Hubo una época, hasta hace no mucho, en la que un comentario fuera de tono, un artículo escrito en el periódico del instituto o una posición controvertida en un debate en la universidad eran suficientes para acabar con la carrera de un político, un juez o un alto funcionario norteamericano, pero llegó Trump y ahora todo, por delirante que sea, tiene un pase. Si en Italia hubo algo parecido, una era en la que los comentarios inadmisibles, las posiciones indefendibles o levantar el brazo al modo fascista en una celebración eran punto y final para las aspiraciones políticas, ya nadie la recuerda.

El jueves por la noche, en un programa de televisión, Berlusconi volvió una vez más a saltarse todas las reglas, pero no por las formas, con algún comentario fuera de tono, sino en el fondo. En esta campaña electoral, su partido, Forza Italia, va de la mano de la Liga de Matteo Salvini y Hermanos de Italia, de Giorgia Meloni, y durante meses el argumentario de los suyos es que Forza Italia era el ancla que los mantenía firmes en las posiciones europeístas, atlantistas. Que ante las tentaciones de Meloni y Salvini, defensores, simpatizantes y a veces ambas cosas a la vez, de Vladimir Putin, Viktor Orban y otros líderes del Este de Europa, ellos evitarían sustos. Hasta que Il Cavaliere cogió el micrófono y dijo, como es habitual, lo que le dio la gana. Va muy sobrado, está por encima del bien y del mal.

Preguntado por Bruno Vespa, uno de los presentadores más célebres del país, por la guerra en Ucrania, el ex primer ministro hizo una interpretación muy singular de lo que ha ocurrido desde febrero, de las motivaciones de su amigo Vladimir Putin, al que a menudo llama "hermano pequeño" y de lo que deberían haber hecho las tropas ocupantes. "A Putin le dijeron que Zelenski había aumentado los ataques contra las fuerzas [del Donbás] y las fronteras, que había ya 16.000 muertos, y por favor defiéndanos porque si no lo haces tú no sabemos qué va a pasar. Él se vio empujado por su población, su partido, sus ministros a inventarse esta operación especial, así la llamaron, para entrar, en una semana llegar a Kiev y sustituir por gente de bien el gobierno de Zelenski y retirarse", dijo Berlusconi para estupefacción de media Italia.

Tras un escándalo mayúsculo que ayer mismo cruzó fronteras, infinitas críticas, manos a la cabeza en Bruselas y varios reproches a los miembros del Partido Popular Europeo que durante estas semanas han bendecido la coalición con Meloni y Salvini amparándose precisamente en el papel de Forza Italia, miembro de la familia popular, Berlusconi ha intentado arreglarlo explicando que simplemente estaba haciendo de "cronista" y explicando lo que otros dicen y la visión que da Putin, pero no la suya. Ha asegurado que no comparte esa tesis y que está del lado ucraniano en el conflicto, pero no ha convencido a casi nadie.

Es conocida su cercanía a Putin y sus posiciones heterodoxas en la material, pero además el lenguaje es demoledor. No es sólo hablar de "gente de bien", una expresión que utiliza a menudo para hablar de sus votantes y su gente, sino la crítica al Kremlin por no haber mantenido la presencia militar (sólo) en Kiev.

"Se encontraron resistencia imprevista e impredecible de los ucranianos, ayudadas con armas de todo tipo de Occidente. Ahora la guerra lleva 200 días, cada día suben los muertos, la situación es muy difícil de tener bajo control porque no entiendo por qué los rusos se han ido por el país, porque según mi opinión debían quedarse alrededor de Kiev. Me siento mal cuando oigo hablar de los muertos, porque la guerra es la locura de las locuras", zanjó ante las cámaras.

Berlusconi, de 83 años, deja a su novia de 34 por otra más joven

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos