La marca de ropa de Pablo Iglesias se hunde

♥ SÍGUENOS EN TELEGRAM

La marca de ropa que creó el director de Comunicación de Podemos se hunde. Ha pasado de tener 180.451 euros de beneficios en 2019 a tan sólo 52.491 euros en el último año contabilizado. La compañía que creó Juanma del Olmo, imputado por el caso Neurona en el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, ha publicado sus cuentas anuales y se puede comprobar que la pandemia, junto a la bajada de popularidad del partido morado, han golpeado fuerte los números de la sociedad.

La empresa Revolt Clothing 198 S.L., en las cifras a cierre de 31 de diciembre de 2021, sube ligeramente su importe neto de cifra de negocios (1.383.031 euros) pero multiplica sus gastos. Los aprovisionamientos pasan de 399.039 euros a 744.148 euros, el gasto en personal de 136.270 euros a 233.093 euros y la categoría otros gastos de explotación pasa de 240.699 euros a 352.329 euros.

De esta forma, la cuenta de pérdidas y ganancias, recién publicada ante el Registro Mercantil, refleja que la sociedad textil ligada al que fuera director de Comunicación de Pablo Iglesias y amigo íntimo pasa de un resultado de explotación de 240.724 euros en positivo a 69.158 euros.

Como los beneficios son sensiblemente menores, el pago del impuesto sobre beneficios también se reduce. En 2019 aportó 60.052 euros a las arcas públicas. Un año después, a cierre de 2020, se había pagado sólo 16.662 euros.

Reducción de activos 

En el balance de activos y pasivos también se aprecia que esta empresa, cuyo lema es «marca de ropa para vencer», no pasa por su mejor momento. La suma de los activos, es decir, los bienes y derechos de la sociedad, pasan de 370.633 euros a 293.830 euros.

Al profundizar en los activos se aprecia un bajón considerable en el dinero que tienen en existencias: 27.254 euros. Pierden 108.546 euros en este concepto. Si se han vendido esos productos no ha repercutido sobremanera en el resto de conceptos. Las cuentas a cobrar crecen en 12.741 euros y el efectivo aumenta en 16.798 euros. Tampoco se incrementa significativamente el activo en forma de inversiones, ni de inmovilizado material o intangible.

Venta de mascarillas

A pesar de que la empresa se adaptó a los tiempos actuales y empezó a vender mascarillas contra el coronavirus de temática «antifascista, republicana, antipatriarcal, LGTB, comunista y feminista» y accesorios de todo tipo con lemas de izquierda radical, las cuentas han quedado tocadas.

Cuando Pablo Iglesias era vicepresidente impulsó todo lo posible esta marca. En casi todas las apariciones oficiales lucía sus productos. Este uso de las instituciones para hacer caja salió rentable unos meses. Sin embargo, al estallar la pandemia bajó el ritmo con el que subían las ventas.

Tras un 2019 donde registraron cifras récord, se disparó la contratación de personal. La empresa tiene actualmente a siete empleados durante algunos meses. Sin embargo, a pesar de este incremento de la plantilla no se han generado más beneficios.

El desglose de trabajadores es el siguiente. En el 2020 se declaran 12 empleados en total frente a los 8 del año anterior. La mayoría son temporales y ninguno con una discapacidad mayor o igual al 33%. Al término del ejercicio 2020, había contratados 5 hombres (2 fijos y 3 temporales) y 7 mujeres (3 fijas y 4 temporales).

Los precios de esta marca no son precisamente populares. Los seguidores de Podemos y su órbita cultural tienen que pagar precios tales como 35 euros por un polo o 13 euros por una mascarilla con funda. Gracias a una estrategia de publicidad muy agresiva, los propietarios de esta empresa aprovechan el capitalismo para engordar sus cuentas corrientes.

Esta marca de ropa es la favorita de Pablo Iglesias. Lo demuestra cada vez que puede vistiendo sus camisas, jerseys, cazadoras, etc. En su reaparición en público en la Fiesta del Partido Comunista el pasado fin de semana también lució un jersey con el logo de 198. También fue célebre cuando jugando una pachanga de fútbol en la jornada de reflexión antes de unas elecciones el entonces líder de Podemos también lució una camiseta de esta marca con la bandera tricolor republicana. Todo por impulsar el «horizonte republicano» que vertebra a Podemos.

Esta marca de ropa ha protagonizado importantes polémicas. Por ejemplo, cuando decidió poner a la venta guillotinas «porque hacen falta recortes» o lanzó el mensaje «Almeida carapolla, Ayuso caracoño» en sus redes sociales y en las paredes de su tienda. Un apelativo ofensivo, y escasamente feminista, contra el alcalde de Madrid y la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Pablo Iglesias pagó los preservativos de Podemos con el dinero de todos los españoles

Autor: OKdiario

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.