El Gobierno aprueba la nueva 'construcción de género' para niños en educación infantil

El Consejo de Ministros ha aprobado el nuevo currículo de Educación Infantil, que por primera vez regula de forma estatal los dos ciclos convirtiéndolo en una única etapa, de los cero a los seis años, aunque sus contenidos y criterios de evaluación serán "orientativos" para las comunidades autónomas y no obligarán, por tanto, a su cumplimiento. El Gobierno ha querido mantener en el texto las polémicas referencias a la "construcción de género" y al "descubrimiento de la sexualidad", que incomodan a las familias y a las comunidades autónomas gobernadas por el PP.

Honey Girls Club

La última versión del texto, dice que Infantil "es la edad en la que se produce el descubrimiento de la sexualidad y se inicia la construcción de género. También en este aspecto, es el momento de acompañar a cada niño o niña en su propio desarrollo personal, respetando la diversidad afectivo-sexual y ayudándole a identificar y eliminar toda discriminación. En este sentido, es importante recordar que la interacción con la persona adulta orienta y modela en gran medida al niño y la niña, ya que tiende a imitar y reproducir sus estrategias relacionales; por ello es imprescindible identificar y erradicar, en su caso, los posibles mecanismos de discriminación oculta que puedan persistir en el entorno escolar".

Estas frases son más suaves que las que había en el documento original redactado por la anterior ministra, Isabel Celaá, en el que se instaba a que los docentes tuvieran activamente que "favorecer el descubrimiento personal de la sexualidad y la construcción de género a través de valores de igualdad y modelos no estereotipados". Pero aun así, incomoda a padres y a feministas seculares, por secundar la teoría queer de que el género es algo que "se construye" y se modela socialmente y no una cuestión biológica con la que el niño o la niña nacen. Tampoco gusta a los que piensan que introducir en la escuela conceptos relacionados con la sexualidad de niños de esas edades puede malinterpretarse y generar malentendidos con las familias.

El currículo comenzará a implantarse en el próximo curso escolar, pero antes las comunidades deben desarrollar sus contenidos autonómicos y los centros elaborar su programación, en función a los nuevos criterios y a los nuevos libros de texto, que también cambian. Cataluña se ha adelantado a la aprobación estatal y y ha distribuido ya sus nuevos currículos, que tienen una fuerte carga adoctrinadora. La Real Academia de la Historia ha denunciado también el exceso de politización del currículo estatal en la asignatura de Historia de España en Bachillerato. Aún quedan por aprobarse las normativas de enseñanzas mínimas de Primaria, ESO y Bachillerato, que previsiblemente estarán para marzo, lo que va a dificultar que lleguen a tiempo los nuevos materiales, según ha denunciado la Asociación Nacional de Editores de Libros (Anele).

El nuevo currículum infantil

El currículo de infantil sigue la senda del Gobierno de apostar por competencias y no por conocimientos concretos. No tiene asignaturas, sino "áreas de experiencia". Una es Crecimiento en Armonía, que se llamaba con la LOE (Conocimiento de sí mismo y autonomía personal). También están Descubrimiento y Exploración del Entorno (Conocimiento del entorno) y Comunicación y Representación de la Realidad (Lenguajes: comunicación y representación).

El texto proclama que la finalidad de la Educación Infantil es la de "contribuir al desarrollo integral y armónico del alumnado en todas sus dimensiones: física, afectiva, social, cognitiva y artística, así como a la educación en valores cívicos para la convivencia". En la versión original del texto se apostaba por "desarrollar y asentar progresivamente las bases que faciliten a cada alumno o alumna una adecuada adquisición de las competencias, teniendo siempre en cuenta su proceso madurativo individual".

Alegría lo ha modificado y ahora se persigue "desarrollar y asentar progresivamente las bases que faciliten el máximo desarrollo de cada niño y de cada niña". Se trata, por tanto, que cada alumno llegue hasta donde pueda. Como es una etapa no obligatoria, la evaluación que se realice a los alumnos no tendrá "valor acreditativo", pero servirá para que los maestros puedan observar cómo evolucionan los niños.

También se enseñará a los menores a lograr "autonomía personal" y a que "elaboren una imagen de sí mismos positiva, equilibrada e igualitaria, libre de estereotipos sexistas o discriminatorios", además de aprender el movimiento, la comunicación, el lenguaje, "las pautas elementales de convivencia y relación social" y el "descubrimiento del entorno" y de los "seres vivos que en él conviven".

El Gobierno exigirá a los niños aprobar la nueva asignatura sobre 'valores LGTBI'

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos