Los primeros voluntarios de la campaña de vacunación contra el Covid-19 empiezan a dar positivo por VIH (Sida)

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Ya empezamos. Los efectos secundarios de las primeras vacunas del coronavirus empiezan a jugar a la ruleta rusa. La humanidad ha entrado en un terreno absolutamente desconocido.

El gobierno de Australia se ha visto obligado a anular un pedido de 51 millones de dosis de una vacuna contra la Covid-19 que estaban desarrollando la empresa biotecnológica CSL y la Universidad de Queensland debido a que un número indeterminado de participantes de la fase 1 dieron falsos positivos en los exámenes para detectar el VIH. El proyecto ha sido suspendido en su totalidad.

CSL explicó que si bien no se mostraron efectos adversos en las pruebas de la fase 1, que comenzó en julio pasado y en la que participaron 216 personas, los datos científicos revelaron que los anticuerpos que se desarrollaron en este proceso habían interferido con el diagnóstico de VIH, abriendo paso a que se dieran falsos positivos.

En un comunicado a la bolsa de valores australiana (ASX, siglas en inglés) para anunciarse esta decisión que se adoptó junto al gobierno australiano, el director científico de CSL, Andrew Nash, señaló que en el desarrollo temprano de una vacuna siempre existe un “riesgo de fracaso”.

Para seguir desarrollando la vacuna UQ/CSL v451 - que ha demostrado en la fase 1 tener “una respuesta robusta” frente al nuevo coronavirus, así como “un fuerte perfil de seguridad”- se necesitarían realizar cambios significativos en el proyecto por un periodo de un año o más.

El Gobierno creará una 'lista negra' con todos los que se nieguen a vacunarse del Covid

“Esto nos retrasaría otros doce meses o más. Ha sido una decisión muy dura de adoptar, pero actualmente existe una urgente necesidad de tener una vacuna y esta es la prioridad", recalcó por su lado, Paul Young, uno de los líderes del proyecto de la vacuna de la Universidad de Queensland.

Tras conocerse la decisión, el primer ministro australiano, Scott Morrison, anunció el viernes en Camberra sus planes para revertir la pérdida de dosis que supone el contratiempo. Así su gobierno ordenará un incremento de 33,8 a 53,8 millones las dosis de la vacuna de AstraZeneca/Oxford y de 40 a 51 millones las dosis de la vacuna de Novavax. Entre las dos son un total de 31 millones de dosis.

"Las vacunas de AstraZeneca, por supuesto, serán producidas por CSL en Melbourne", señaló Morrison, al insistir en que "la salud y la seguridad ha sido el punto de partida para todas nuestras respuestas frente a la pandemia de la Covid-19".

El gobierno de Australia, que tiene previsto suministrar desde marzo la vacuna contra la Covid-19, también tiene un acuerdo con BioNtech-Pfizer, para adquirir y transportar diez millones de esta vacuna que necesita mantenerse una temperatura de 70 grados bajo cero.

Incluso sin las dosis de CSL, más de 140 millones de unidades de vacunas estarán disponibles en Australia, afirmó el ministro de Salud, Greg Hunt. El país alberga a unos 26 millones de personas. “Esta es una de las tasas más altas de compra y disponibilidad de vacunas para la población en el mundo”, enfatizó Hunt. Por lo que "estamos en una posición sólida".

Australia, en donde se ha puesto énfasis en los sistemas de rastreo, acumula desde el principio de la pandemia casi 28.000 infecciones, que incluyen 908 muertos, la mayoría por el rebrote de Melbourne.

Europa lanza la vacuna contra el coronavirus pero avisa que NO se responsabiliza de sus efectos secundarios

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.