Una mujer se encuentra en un supermercado al yihadista que la violó en Irak: ahora es refugiado

refugiados infiltrados

La joven yazidí, Ashwaq Haji, afirma haberse encontrado en un supermercado alemán a Abu Houmam, el yihadista que la capturó y abusó de ella. Secuestrada el 3 de agosto de 2014 en Irak, Ashwaq había logrado huir de la casa de su captor tras 10 meses en cautiverio y se instaló en Alemania gracias a un programa de asistencia a mujeres yazidí que habían sido víctimas de violencia por el Estado Islámico (EI).

Traumatizada por el inesperado encuentro en el supermercado, ella y su familia regresaron a Irak, lugar donde Houmam la había convertido en su esclava sexual tras haberla comprado “por cien dólares”, según informa la agencia AFP, durante una visita al santuario Yazidí Lalich, a unos 60 kilómetros de la ciudad de Mosul, al norte de Irak.

La joven pensaba haber rehecho su vida en Alemania como refugiada, donde se reunió con su madre y otros familiares pero en febrero de este año, un hombre la detuvo en un supermercado alemán. “Me dijo que era Abu Houmam, le dije que no lo conocía y comenzó a hablarme en árabe”, dijo Ashwaq Haji, vestida de negro como luto por sus cinco hermanos desaparecidos desde que fueron secuestrados por los yihadistas.

El ISIS se mofa de Europa: 'Hemos infiltrado a miles de terroristas entre los refugiados'

“Me dijo: ‘no me mientas, sé muy bien que eres Ashwaq y que vives en Alemania con tu madre y tu hermano’. Incluso me dio mi dirección y otros datos de nuestra vida”, señaló. “Me escapé de Irak para no volver a ver esa horrible cara y olvidarme de todos los recuerdos que me trae, pero me sorprendió verlo en Alemania”, cuenta la joven.

La madre de Ashwaq y su hermano pequeño también han estado cautivos por un tiempo, pero en 2015 lograron establecerse en un pueblo a unos 50 km de Stuttgart, gracias al programa del gobierno alemán para refugiados iraquíes.

Después de avisar a la policía alemana, por miedo de volver a cruzarse con el yihadista, la familia ha acabado regresando a Irak.“Si no lo hubiera visto, me hubiera quedado en Alemania”, declaró Ashwaq. “Quería completar mis estudios y obtener un título que me diera una vida decente”, sentenció. La policía de Baden-Württemberg se hizo cargo de las investigaciones hasta que el caso fue entregado a los fiscales federales, pero las autoridades declararon que no fueron capaces de identificar al hombre.

Miles de mujeres de la minoría yazidí en Irak han sido secuestradas, asesinadas o explotadas sexualmente por el Daesh cuando se hicieron con el control de un tercio del país en el verano de 2014.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.