▶️ Donald Trump sale del hospital y manda un mensaje al mundo: 'No tengáis miedo al virus'

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

El presidente de EEUU ya ha sido dado de alta del Hospital Walter Reed, donde había sido ingresado por complicaciones del virus, aunque su médico personal asegura que "no está fuera de peligro"

El presidente de EEUU salió del Hospital Militar Walter Reed a las siete menos veinte de la tarde (una menos veinte de la madrugada hora peninsular española), con la mascarilla tapándole la cara y subió a un vehículo rumbo al helicóptero oficial Marine - 1. No respondió a las dos preguntas de la prensa ("¿cuántas personas en su equipo están infectadas?"; "¿es usted un 'contagiador masivo'?"). Solo se limitó a hacer una señal con el pulgar en alto. Tres minutos después, al llegar al helicóptero, Trump volvió a repetir el mismo gesto.

Así concluían tres días de incertidumbre y mensajes contradictorios de la Casa Blanca sobre el estado de salud del jefe del Estado y del Gobierno de EEUU, que el viernes fue ingresado tras sufrir caídas en sus niveles de oxígeno y fiebre alta por Covid-19. Pero, aunque Trump haya dormido en la Casa Blanca, su estado de salud sigue siendo objeto de especulación. Las declaraciones del jefe del equipo médico de la Casa Blanca, Sean Conley, no contribuyeron nunca a tranquilizar a la opinión pública acerca del estado de salud del presidente. Y ayer Conley continuó con esa tónica, al declarar que "Trump ha regresado", una frase que parece más propia de un político que de un profesional de la Medicina pero al negarse a aclarar desde cuándo ha estado dando positivo el presidente con un "prefiero mirar hacia el futuro".

La Casa Blanca filtra que Donald Trump ha tenido 'signos vitales muy preocupantes' por el coronavirus

Lo cierto es que la Casa Blanca ha registrado, según algunas fuentes, dos docenas y medias de positivos. Peor es imposible saberlo porque, en un ejercicio de opacidad, la oficina del jefe del Estado y del Gobierno de EEUU se niega a dar información al respecto.

Así pues, se trata de una cuestión de imagen. Y eso quedó de manifiesto ayer, al regresar Trump a la Casa Blanca. Cuando el Marine - 1 aterrizó, el presidente salió de la aeronave y subió la escalinata de su residencia oficial. Al llegar a la cúspide de la rotonda, Trump se quitó ostensiblemente la mascarilla y posó para los fotógrafos. Fue una imagen de corte cesarista para un político que, al anunciar en Twitter su salida del hospital a las tres menos diez de la tarde, había afirmado: "¡Me siento mejor que hace veinte años!".

Al anunciar su alta del Hospital Militar Walter Reed, donde había estado ingresado, había vuelto a repetir el tono optimista que siempre ha empleado desde que el Covid-19 llegó a Estados Unidos. "No tengáis miedo al Covid-19, no dejéis que domine vuestra vida", dijo, mandando un mensaje de optimismo a todos los norteamericanos.

Terminan así cuatro días en los que el presidente ha estado ingresado, mientras sus asesores mandaban una serie de mensajes contradictorios acerca de su estado de salud. El impacto del contagio del presidente con coronavirus en la campaña electoral es un misterio. Pero, dada la división de la ciudadanía estadounidense, no está claro que vaya a tener un efecto significativo.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.