Putin llama 'demonios' a los gais, que solo han venido a sodomizar a los rusos

vladimir putin

Chechenia es una de las repúblicas que conforman la Federación rusa y, bajo el yugo implacable de Ramzan Kadirov, uno de los territorios más herméticos del planeta. La comunidad LGTBI es desde hace años una de las víctimas silenciadas de una persecución a la que organizaciones de Derechos Humanos intentan dar voz.

Las alarmas saltaron en abril de 2017, a raíz de una investigación del diario ruso 'Novaya Gazeta' en la que, a partir de testigos y fuentes policiales y del Gobierno ruso, se denunciaba una purga contra homosexuales --o percibidos como tal-- que había concluido con al menos tres asesinatos. La información hablaba incluso de la existencia de campos de concentración.

Las autoridades rusas y chechenas desmintieron estas sospechas, que sin embargo encajan con las tesis de un Kadirov que defiende que "no hay este tipo de personas" en Chechenia. Para el dirigente, leal a Vladimir Putin, se trata de "demonios, no personas", e incluso propuso en una entrevista con la cadena HBO "purificar" la sangre chechena promoviendo la salida de homosexuales.

El Gobierno checheno también salió al paso en diciembre de la publicación del informe de un relator de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europea (OSCE) --de la que Rusia forma parte-- y que daba cuenta de "violaciones muy graves de los Derechos Humanos" en la república rusa e incluía entre las víctimas a la minoría LGTBI. Acoso, persecución, detenciones arbitrarias, torturas, desapariciones forzosas y ejecuciones extrajudiciales figuran entre los abusos atribuibles a las fuerzas bajo orden de Kadirov.

"Este informe no contiene ni una sola palabra objetiva, está basado en las publicaciones de los medios que año tras año se empeñan en verter lodo y mentiras sobre la República de Chechenia", sentenció como única respuesta un portavoz del líder checheno, Alvi Karímov, al ser interrogado al respecto por la agencia de noticias oficial Sputnik. La OSCE, añadió, "siempre mantiene un enfoque sesgado".

Así pues, con una nula respuesta oficial a la ola de denuncias, el reloj ha corrido hasta este mes de enero, cuando la Red LGTB rusa, una de las pocas dedicada expresamente al colectivo en Rusia, advirtió de una nueva ola represiva. Unos 40 arrestos y dos muertes bajo custodia son las cifras preliminares de esta nueva 'purga' iniciada a mediados de diciembre.

Una fuente de la Red LGTB consultada por Europa Press --por protocolos de seguridad internos prefiere permanecer en el anonimato-- admite que "es muy difícil obtener información sobre la situación en Chechenia", un territorio al que los activistas tienen vetada cualquier tipo de investigación. No obstante, solo desde diciembre 22 testigos les han alertado de "la nueva ola de persecución".

"No nos daban de comer. A veces nos daban el agua sucia que quedaba después de fregar", cuenta uno de los supervivientes a la Red, que desde 2017 ha ayudado a salir de la región a unas 150 personas, 130 de las cuales se han quedado en otra zona de Rusia.

A partir de sus testimonios, se han conocido una serie de abusos y malos tratos que van desde sodomizar con una porra eléctrica a obligar a los detenidos a vestirse y llamarse con nombre de mujer. La ONG cuenta con una línea teléfonica para recibir denuncias de posibles víctimas y, tras "verificar" la información, investiga para intentar tener "una imagen más o menos completa" de lo que ocurre.

La fuente consultada lamenta que las autoridades rusas no hayan investigado "las informaciones sobre secuestros, torturas y asesinatos de ciudadanos" ocurridos dentro de sus fronteras. "De hecho, todos los niveles de la administración no dejan de repetir que no hay personas LGTB en Chechenia, por lo que no puede haber abusos. Creo que eso dice mucho de la rendición de cuentas que hay en Rusia", sentencia.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.