Otro referéndum que se va a la mierda: Nueva Caledonia vota NO a independizarse de Francia

nueva caledonia referendum

Nueva Caledonia seguirá perteneciendo a Francia. Una mayoría de votantes en el territorio francés del Pacífico sur votó no en el referéndum sobre la independencia, según los resultados definitivos dados a conocer este domingo por el Alto Comisariado. El referéndum, previsto en la Constitución francesa y al que estaban llamados a votar 174.000 habitantes de la isla, culmina un proceso de 30 años, iniciado con los llamados acuerdos de Matignon, que pusieron fin a una situación de casi guerra civil en el archipiélago.

El no obtuvo un 56,4% de votos y el , un 43,6%, informa la agencia France Presse. La participación ha sido muy elevada, con un 80,63%. En las presidenciales de 2017, la participación fue del 53%. Pese a la victoria del no, existe la posibilidad de organizar dos referendos más. Una victoria del , además de ser una sorpresa, hubiera abierto el debate sobre la futura relación entre la vieja colonia y la metrópolis.

"¿Quiere usted que Nueva Caledonia acceda a la plena soberanía y se convierta en independiente?" Esta es la pregunta a la que debían responder los votantes, kanaks u originarios de la isla, o personas, incluidos franceses de origen europeo, que lleven viviendo en ella desde 1994.

La pregunta sobrentiende que Nueva Caledonia, incluida en la lista de la ONU de 17 territorios no autónomos que tienen derecho a autodeterminarse, ya disfruta de una soberanía parcial. El pedrusco, como se conoce a estas islas situadas a 16.500 kilómetros de la Francia metropolitana, es el territorio de la República con más competencias —casi todas, excepto las relacionadas con la seguridad y la justicia— y el único con instituciones propias con capacidad para legislar.

Colonizada en 1853, originariamente Francia usó Nueva Caledonia como presidio para delincuentes franceses. Sucesivas oleadas de europeos y también inmigrantes procedentes de la región del Pacífico acabaron de configurar los actuales equilibrios étnicos, muy ligados a las opciones políticas. Hoy viven en el pedrusco en torno a un 39% de kanaks, un 27% de europeos o caldoches, un 8% de población procedente del territorio de Wallis y Futuna, un 8% de mestizos y de otras comunidades nacionales. Uno de los escollos principales a la hora de negociar el referéndum fue el censo, distinto del resto de las elecciones puesto debía incluir solo a las personas asentadas desde hacía tiempo en el archipiélago.

El potencial económico Nueva Caledonia está fuera de duda. Posee una cuarta parte de las reservas mundiales de níquel, su principal sector económico después del funcionariado, y un nivel de vida superior al de los territorios franceses de ultramar, según datos citados por Le Monde. Recibe cada año unos 1.400 millones de euros de transferencias del Estado francés.

Con la independencia habría podido perderlos, aunque un amplio sector independentista abogaba por mantener algún tipo de asociación con Francia en caso de victoria del no. Posiblemente este territorio de las antípodas tenga también, para París, un valor geopolítico, una prueba de la irradiación global de la República francesa, donde se puede decir, sin caer en el anacronismo, que nunca se pone el sol.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.