Monedero se siente senegalés: se pone al lado de los inmigrantes en los disturbios contra la Policía

 monedero-lavapies

Continúa la tensión en el barrio madrileño de Lavapiés, después de una madrugada de incidentes, donde centenares de inmigrantes africanos, la mayoría senegaleses, se han enfrentado a la policía, han quemado contenedores y destrozado el mobiliario urbano.

Los agentes, así como cualquier vecino de la zona, están siendo atacados por decenas de subsaharianos desbocados, provistos de piedras y palos, que usan como arma arrojadiza. Ya son 20 los heridos que han tenido que ser atendidos, 16 policías y 4 vecinos.

Se está utilizando como material de guerrilla el mobiliario urbano, sillas y mesas, o incluso adoquines, para lanzarlas contra los agentes. Varios negocios se han visto obligados a echar el cierre ante este escenario de película de terror.

Intentan linchar al embajador

La Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, conocidos como «antidisturbios», han tenido que cargar este mediodía en Lavapiés contra una multitd de senegaleses que ha intentado linchar, literalmente, al embajador del país africano, que ha visitado el barrio tras la muerte de Mmame Mbage de un infarto.

Armados con piedras y ramas arrancadas de los árboles, han tratado de atacar a Mamadou Sow, que se ha escondido en el bar Baobar, cercano a la plaza de Nelson Mandela, y ha tenido que ser protegido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

La chispa que provocó estos altercados, que secundan a los graves disturbios ocurridos anoche en la misma zona, fue la visita del embajador por primera vez desde la muerte de Mbage. Uno de los manifestantes ha explicado a los medios que el embajador estaba citado a las 9 para organizar las movilizaicones del día, pero no ha aparecido hasta tres horas más tarde: "No queremos al cónsul aquí porque lo llamamos a las 18:00 de ayer y viene ahora. Se quedó muy tranquilo con su mujer en su casa, ¡pues fuera de aquí!"

Ante la carga policial, los manifestantes han respondido con el lanzamiento de adoquines, sillas y mesas de los bares de la zona. Anteriormente, los antidisturbios colocaron un cordón en la calle de Mesón de Paredes para evitar que la turba instalada en la plaza de Nelson Mandela atacase el establecimiento.

Entre los protestantes estaba el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, que ha tenido que resguardarse en un portal de la plaza. El dirigente neocomunista, igual que la plana mayor de los periodistas de la izquierda mediática de nuestro país, no ha dudado en justificar la rebelión de los senegaleses "en legítima defensa" tras la muerte de su compatriota, señalando como culpable de los disturbios a los agentes de la policía.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.