Los independentistas se saltarán la Ley e investirán 'president' a Puigdemont

puigdemont artadi

Carles Puigdemont quiere llevar al límite su desafío al Estado intentando su investidura antes del próximo 14 de mayo a pesar de que el Tribunal Constitucional mantiene vigente el veto sobre su elección. Así lo ha anunciado el portavoz de Junts per Catalunya, Eduard Pujol, después de la reunión de más de cuatro horas que los diputados de la formación independentista y el ex presidente de la Generalitat han mantenido en Berlín para diseñar el desenlace de la función que el prófugo lleva escenificando desde hace más de cinco meses, cuando escapó de España para evitar ser juzgado.

A pesar de dar por hecho que el Alto Tribunal suspenderá automáticamente la reforma de la Ley de Presidencia que el viernes aprobó el Parlament para ungir a Puigdemont a distancia, Junts per Catalunya insistió en la necesidad de utilizar la argucia legal para tratar de «restituir» al president depuesto en los próximos nueve días.

Esta petición pone en un aprieto al presidente del Parlament, Roger Torrent, pues, en caso de proponer a Puigdemont como candidato oficial a la Presidencia de la Generalitat tras abrir la quinta ronda de consultas de la legislatura, estaría desobedeciendo frontalmente la advertencia que el Tribunal Constitucional le trasladó la pasada semana. El Alto Tribunal avisó personalmente al presidente de la Cámara catalana de que debía «abstenerse» de «iniciar cualquier actuación» encaminada a promover la suspendida investidura de Puigdemont. El aviso precisaba, además, que, «de no atender el requerimiento», Torrent podría «incurrir en responsabilidades penales», como ya le ocurrió a su antecesora, Carme Forcadell, hoy procesada y encarcelada por permitir la aprobación de las «leyes de desconexión» y la votación de la independencia unilateral.

Aun conociendo los riesgos a los que se expondría el presidente del Parlament de aceptar la exigencia de Puigdemont, el portavoz de Junts per Catalunya dio por hecho que Torrent tragará nuevamente y «propondrá una fecha para la investidura del president». Pujol realizó una interpretación libre de los avisos del Tribunal Constitucional y consideró que perdieron su vigencia y validez con la aprobación de la reforma de la Ley de Presidencia, como si la modificación de esta legislación autonómica permitiese enterrar los apercibimientos del Alto Tribunal.

Con todo, Junts per Catalunya no pierde de vista que devolver a Puigdemont a la Presidencia de la Generalitat es una quimera irrealizable, algo que quedó patente en la intervención de su portavoz ante los medios tras finalizar un cónclave que se antojaba decisivo, pero únicamente sirvió para ganar tiempo y seguir tensando la cuerda. Pujol aseguró que su intención no es forzar unas nuevas elecciones y desgranó el «itinerario» completo pactado con su jefe de filas. Si la investidura de Puigdemont no es posible, la candidatura independentista más votada en el 21-D propondría por tercera vez a Jordi Sànchez como presidenciable y, si esa candidatura vuelve a fracasar por la negativa del Tribunal Supremo a excarcelar al ex líder de la ANC, llegaría el momento de proponer al candidato definitivo, a ese «plan D» que continúa sin tener nombre ni rostro.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.