El Club Bilderberg invita a su reunión secreta a Pablo Casado y a Inés Arrimadas
Última actualizaciónMié, 29 Ene 2020 7pm

Internacional

El Club Bilderberg invita a su reunión secreta a Pablo Casado y a Inés Arrimadas

bilderberg 2019

La 67ª reunión del Club Bilderberg se celebrará, en la localidad suiza de Montreux, desde el próximo 30 de mayo hasta el 2 de junio. Cerca de 130 participantes de 23 países diferentes han confirmado su asistencia: entre ellos los políticos españoles Pablo Casado, líder del PP, e Inés Arrimadas, portavoz nacional de C's.

Han sido invitados también otros dos españoles, la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, y el presidente del consejo de Prisa, Javier Monzón.

Ya han confirmado su asistencia alrededor de 130 personas de 23 países diferentes, incluidos líderes políticos y expertos del ámbito de la industria, las finanzas, el mundo académico y los medios de comunicación, según ha informado el propio club.

El año pasado asistieron a este encuentro la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, el expresidente del Grupo Prisa Juan Luis Cebrián y la presidenta del Banco Santander, que forma parte del llamado 'comité de organización'. Santamaría se estrenó en esta reunión en 2012 y Rivera lo hizo en 2017.

¿Quiénes son los españoles invitados este año a la reunión del Club Bilderberg?

Discreción y mutismo

El Club Bilderberg, que se fundó en 1954, celebra anualmente un encuentro para debates informales con los que busca fomentar el diálogo entre líderes de Europa y Norteamérica.

La reunión de Bilderberg es un foro para discusiones informales sobre temas importantes. Las reuniones se llevan a cabo bajo la Regla de Chatham House, lo que en periodismo se conoce como ‘off the record’, que establece que los participantes son libres de utilizar la información recibida, pero no se puede revelar la identidad ni la afiliación de los oradores ni de ningún otro participante. Las deliberaciones del Club Bilberberg son secretas y, de hecho está vetada la presencia de la prensa. 

Gracias a la naturaleza privada de la reunión, los invitados participan en ella a título personal, dejando a un lado sus cargos oficiales, y por lo tanto no están obligados por las convenciones de su oficina o por los puestos acordados previamente. Como tales, pueden tomarse el tiempo para escuchar, reflexionar y recopilar ideas. No hay una agenda detallada, no se proponen resoluciones, no se toman votos y no se emiten declaraciones de política.

La gran mentira progre: un mundo feliz, o la dictadura sin lágrimas

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.