Ruido de sables. Carta pública de militares en activo: 'La guerra civil se está incubando'

¡Síguenos en Telegram!

Tras una tribuna de generales retirados que denunciaba "la desintegración de Francia", un semanario publica otra advirtiendo que "la guerra civil se está incubando".

Segunda carta abierta de militares franceses en menos de un mes. Segunda advertencia sobre una "guerra civil que se está incubando". Segunda denuncia contra el "comunitarismo" que "desprecia y odia a Francia". Pero esta vez los firmantes son anónimos y dicen estar en activo.

La primera la firmaron un puñado de generales en activo. Denunciaban "la desintegración de Francia" y "el riesgo de guerra racial". Las dos las ha publicado 'Valeurs Actuelles' al que France Presse califica de "semanario ultraconservador". La revista afirma que lleva recogidas 100.000 firmas en poco más de 24 horas.

Los autores se definen como "hombres y mujeres, militares en activo, de todas las armas y todas las graduaciones que amamos nuestro país". Por reglamento "no pueden expresarse a cara descubierta" pero les "es imposible callar".

La carta está dirigida "al presidente de la República, ministros, parlamentarios y generales". Y en ella se lee: "[En] Afganistán, Malí, Centroafrica o en otros lugares, unos cuantos de nosotros hemos conocido el fuego enemigo. Algunos dejaron allí camaradas que dieron su vida para destruir el islamismo al que ustedes hacen concesiones en nuestro suelo".

Afirman haber participado en la Operación Centinela, que nombra a las patrullas militares que vigila las calles francesas: "Hemos visto con nuestros propios ojos las barriadas abandonadas, las avenencias con la delincuencia. Hemos sufrido los intentos de instrumentalización de varias comunidades religiosas para las que Francia no significa nada, nada más que un objeto de sarcasmo, desprecio e incluso odio"

Dando expresamente la razón a la tribuna de los generales, dicen ver "el comunitarismo instalándose en el debate público" y "el odio a Francia y su historia convertirse en norma". Afirman ser "apolíticos" y hacer un diagnóstico profesional. "Esta pendiente la hemos visto en muchos países en crisis. Precede al hundimiento. Anuncia caos y violencia y al contrario de lo que ustedes afirman, no vendrá de un pronunciamiento militar sino de una insurrección civil".

El tono alcanza su clímax en este párrafo: "si una guerra civil estalla, el ejército mantendrá el orden porque se lo pedirán. Nadie quiere una situación tan terrible (...) pero la guerra civil se está incubando en Francia y ustedes lo saben perfectamente".

Cuando se publicó la tribuna de los generales, el Gobierno tardó varios días en responder como si esperara a evaluar su repercusión. Esta vez no ha dejado pasar ni 24 horas. El ministro del Interior, Gérald Darmanin, entrevistado en BFMTV, mostró su desdén: "¿Eso es el valor, actuar anónimamente?" El titular de Economía, Bruno Le Maire, afirmó en 'France Info': "Es lo contrario de lo que se espera de los militares y lo que más me sorprende es que daña a nuestras Fuerzas Armadas".

La respuesta del presidente Macron

El presidente Emmanuel Macron no ha dicho ni palabra sobre este terremoto epistolar. Su respuesta ha sido subliminal pero llena de simbolismo. El sábado por la tarde mantuvo una larga conversación con los jefes de los estados mayores de los tres ejércitos y el jefe del estado mayor de Defensa, el general Lecointre. Tuvo lugar bajo el Arco del Triunfo, al término de la conmemoración de la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial, ceremonia retransmitida en directo por varios canales de televisión.

Es un acto solemne, sin discursos, en el que el presidente deposita flores ante la llama perpetua de la tumba del soldado desconocido. Acompañado por el primer ministro, Jean Castex, y con sólo cinco invitados: los presidentes de las dos cámaras, los dos ex presidentes vivos, Nicolas Sarkozy y François Hollande y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

"No recuerdo haber visto una imagen así", comentó en directo el general Pellistrandi, director de la revista 'Defensa Nacional' en BFMTV. "Es un momento histórico, una respuesta directa a la tribuna de los militares" explica en 'Le. Figaro' el historiador Jean Garrigues. "Un gesto más eficaz que todos los discursos. Si hubiera hablado se habría puesto al mismo nivel que los firmantes. Con esta imagen se pone por encima y muestra la relación natural que une al poder civil con el militar".

Tras la tribuna de los generales el gobierno francés reaccionó... a la reacción de Marine Le Pen. La líder de los identitarios franceses apeló a los firmantes a unirse a su campaña presidencial. Poniendo cuidado en no dar sensación de apoyar una intervención militar, declaró: "los problemas se arreglan por la política y por un proyecto político validado por los franceses en un marco democrático".

El ministro de Interior, que la había tratado con complacencia en un debate televisivo anterior, afiló la lengua: "Marine Le Pen conserva el gusto de su padre por las botas, es muy inquietante". El titular de Justicia, Eric Dupont Moretti aludió a Pétain: "Marine le Pen aprovecha toda oportunidad de convertirse en mariscala jefe de un ejército de generales retirados facciosos".

Ecologistas y la extrema izquierda de La Francia Insumisa enviaron el texto a la Fiscalía basándose en que era un movimiento insurreccional. Pero el fiscal Rémy Heitz rechazó la demanda al no ver en el texto "infracción penal alguna".

Entre los 1500 firmantes de la primera tribuna, Defensa encontró 18 militares en activo que están expuestos a sanciones disciplinarias. Veremos qué pasa ahora. Porque la revista que acoge la carta abierta afirma que ha recibido el apoyo de 100.000 personas que, obviamente, no pueden ser todos militares.

Más de 250 militares firman un manifiesto contra el Gobierno: 'La unidad de España está en peligro'

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.